martes, 31 de diciembre de 2019

348. Fin temporada 14: Un año menos


Como todos los años, la gente se junta esta noche en familia o con amigos a celebrar la llegada de un nuevo año. Junto con ello, se hacen los buenos deseos y los propósitos para el 2020, esperando que sea mucho mejor que el año que ya está próximo a irse. Y bueno, como todos los años, aquí vengo a decirles que no. NO será mejor el año 2020. Sin embargo, debo tenerlos lateados diciendo siempre lo mismo cada fin de año. Por lo que este artículo, el último de la presente temporada, tendrá otro enfoque. Un enfoque más positivo.

sábado, 28 de diciembre de 2019

347. "¡Me han asaltado!"


Hace unos dos años, mientras trabajaba en un Pronto Copec en la noche, me sucedió una historia un tanto curiosa que hoy quiero relatarles. Es breve, así que no les tomaré mucho de su tiempo.

A eso de las 6:30 de la mañana, cuando estaba comenzando a amanecer, llega un chico de unos veinticinco años de edad al local de comida, en evidente estado de ebriedad... digamos que estaba corriendo fuerte el viento, o que estaba temblando fuerte. No podía caminar bien. Se notaba que lo había pasado chupete en alguna discoteque, y ahora estaba desorientado o algo por el estilo. Lo cierto es que, entrando al local, grita: "¡Me han asaltado!"y se va.

Mis compañeros, los pocos clientes que habían y yo quedamos pasmados. No sabíamos qué hacer. Una de mis compañeras me sugiere que vaya afuera a hablar con él, y lograr sacar algo más de información. Así que fui y le inquirí sobre su asalto.

Entre todos los sonidos que pronunció, me indicaba que había sido asaltado una vez que salió de una discoteque e iba rumbo a casa. Obviamente yo pensaba llamar a la policía. Parafraseando, se suscitó el siguiente diálogo:

Yo: Ya pero, ¿qué te robaron?
Joven: Nada, no me robaron nada, pero me robaron...
Yo: ¿Cómo puede ser posible que te roben, pero que no te roben nada? Entonces no te robaron po.
Joven: No si me robaron. Le juro que fue así.
Yo: ¿Y dónde te robaron?
Joven: En el kilómetro 10, cerca del peaje Chaimávida.

Ahí quedé plop. ¿En el kilómetro 10, cerca del peaje Chaimávida? Primero, el peaje mencionado no existe hace como mínimo 5 años. Segundo, el kilómetro 10, donde estaba ese peaje, estaba a unos 12 km de donde estábamos nosotros, y más encima en otra carretera (véase mapa al final de este párrafo). Y tercero: el kilómetro 10 como tal ya no existe, ya que con la construcción de la nueva carretera, ahora era el kilómetro 65 aproximadamente. Le pedí que me apuntara hacia dónde fue que lo asaltaron, y me apuntó hacia el norte. Y resulta que el lugar que me mencionó que le robaron queda al este
Igual caminó harto desde el "Kilómetro 10" hasta mi extrabajo
"Este cabro no sabe dónde está parado", pensé. De todas formas decidí llamar a la policía. Quizá efectivamente lo asaltaron y el no recuerda dónde fue. Así que los llamé. Llegaron en unos 15 minutos. Se bajaron de la patrulla y, cuando les indiqué lo que pasó, mostrándoles al joven, dijeron: "¿Tú otra vez?".

Les pregunté a los policías por qué "Otra vez". "Lo que sucede es que es la tercera o cuarta vez que nos llaman porque lo asaltaron. Y resulta que dice que lo asaltaron pero es mentira. Quiere que lo llevemos a casa. Lo llevamos y resulta que se vuelve a salir"

¡Vaya! Quería locomoción gratis para ir a donde quisiera a tomarse unas copas y después que lo fueran a dejar. ¡Qué chistoso! Finalmente se lo llevaron por "tercera o cuarta vez" a su casa.

Y ese es el final de esta pequeña historia. Espero que les haya gustado. Nos vemos en un siguiente artículo, aquí Donde Panchito.

martes, 3 de diciembre de 2019

346. Endeudándose para estudiar

¿Sabías que aun estoy pagando una deuda que contraje para estudiar en la Universidad? Amigos: se los digo en serio. No pierdan su tiempo en eso

Llegamos al último mes del año. Un año bastante movido socialmente hablando acá en Chile. Pero, fuera de eso, en mi vida todo va bien. Hoy con mi esposa cumplimos 3 años de matrimonio - sí, créanlo... pareciera que no hace mucho que escribí el artículo "Señor Panchito" contándoles sobre mi casamiento (Artículo 0229. Señor Panchito). Tenemos una vida feliz, con altos y bajos, pero todo bien gracias a Dios. Tengo un trabajo que me permite mantener mi familia y muchos amigos que me hacen la vida más amena. Espiritualmente hablando, todo súper bien. Pero hay una pequeña piedra que me impide decir que estoy 100% tranquilo. Y tiene que ver con algo que hice hace más de 10 años, aun cuando no quería hacerlo: ir a la Universidad.

Quienes me leen desde los inicios del sitio web y blog, quizá se acordarán cuando, en aquel lejano 2008 les comentaba que no quería ir a la Universidad. "No tenía muchas ganas de gastar más años de mi juventud en algo que quizás no me sirva para nada", escribí en esa oportunidad (Artículo 0007. Disfrutando de las vacaciones) Y hoy, casi 12 años después de haber escrito eso, sigo pensando igual: ir a la Universidad no sirve para nada. No te asegura tener trabajo. Mírenme a mí: no terminé mi carrera y aquí estoy... no me he muerto de hambre. Pero, al margen de eso, puedo contarles que, para estudiar en la Universidad durante ese año 2008, tuve que endeudarme. Claro, mi familia no contaba con los recursos para pagar la totalidad de las mensualidades y matrícula para estudiar, así que me dieron el Crédito Solidario que otorga el Estado.

Pues bien, el resto de la historia ya la conocen. Abandoné la Universidad y comencé a trabajar (más detalles en los artículos 0033. Mi vida post media y 0078. ¿Qué ha sido de mi?). En el 2011, la Universidad comenzó a exigir el pago del préstamo. La deuda ascendía a 35.9 UTM (Unidades Tributarias Mensuales), que en pesos chilenos de ese año era de $1.400.853.- Todos los años he tenido que declarar cuánto gano y, de ahí, me sacan un porcentaje que debo ir pagando. Durante estos años (desde el 2011 al 2018) he pagado 13,004 UTM ($645.297 actuales).

Al hacer la resta entre lo que debía y lo que he pagado, podemos deducir que he pagado casi la mitad de la deuda, ya que aun me queda por pagar $755.556.- Pero, aquí viene el truco (o los trucos): la deuda está expresada en UTM, no en pesos. Y la UTM sube todos los meses. Además, todos los años me cobran intereses.

Metiéndome en la página de la Universidad, pude constatar que, luego haber hecho los pagos que he mencionado ($645.297), aun me queda por pagar la increíble suma de $1.573.098. ¡Más de lo que debía al principio! ¿Tiene algo de lógica eso? Para nada: es un robo legal. Me han robado más de $600.000, y la ley lo permite. ¿Y qué pasaría si no pago? ¿O si un año no declaro lo que he ganado? Pueden ejercer acciones judiciales en mi contra, meterme en DICOM por moroso, e incluso pagar con cárcel si no cancelo la totalidad de la deuda.


Pantallazo de la Universidad donde se ve que aun debo más de 1,5 millones de pesos
¿Cuál es mi consejo? ¡Jamás se endeuden para estudiar! Claro, quizá hayan muchos que no tienen los recursos para poder estudiar en la Universidad, o que estudiar es un derecho que debe ser gratis, pero... ¿Es realmente necesario ir a la U para ganarse la vida? ¿Es realmente la clave del éxito gastar 6 o más años de tu juventud en un lugar donde, aunque te entreguen tu título, no pueden asegurarte de que trabajarás en lo que estudiaste? El mundo es muy volátil, por lo que nadie puede prometerte el éxito por ir a la Universidad. Soy  la prueba viviente de que, sin títulos ni estudios superiores, uno puede ganarse la vida. Piénsalo... yo sólo estudié un año y miren lo que debo... ¿Te has puesto a pensar si estudias 6, 8 o 10 años? De verdad... piénsalo...
Suscríbete a mis artículos
Ingresa tu correo y cuando publique nuevos artículos te llegarán a tu bandeja de entrada ^^
Comparte si te ha gustado:

viernes, 25 de octubre de 2019

345. Canciones - "Somos hijos de la tierra" (Los Jaivas)


A lo largo de mi blog he publicado varias canciones que me gustan, de diferentes artistas, y en diferentes épocas. Pero nunca había hablado de un grupo o cantante de mi país. Y hoy será la primera vez que lo haga: el Grupo Chileno Los Jaivas tiene unos temazos como Mira Niñita o Sube a nacer conmigo, hermano. Pero hoy les traigo una canción que, personalmente, me encanta, y tiene una pequeña historia digna de contar.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

344. Se quema el Amazonas

Con estupor vi en las noticias semanas atrás los incendios forestales en la amazonía, el principal pulmón del planeta, y cómo se iba destruyendo a un ritmo alarmante. Me dio mucha rabia ver cómo los intereses de unos pocos (y su dinero) priman por sobre algo tan básico como el aire que respiramos. Independiente del o los motivos por los cuales comenzó este desastre (dicen que era para dejar terrenos aptos para la ganadería, pero qué más da), lo cierto es que estamos llegando a un punto crítico de la historia de la humanidad, a tal punto de que, si seguimos al ritmo que vamos, en unos 30 años la tierra será un desastre, y todo por culpa de quienes deberíamos cuidarla.

miércoles, 21 de agosto de 2019

343. Nacionalismo, parte 2 y final

A principios de este mes inicié una pequeña serie de 2 artículos, referente al nacionalismo, y lo absurdo que llega a ser. Tomé como ejemplo los campeonatos de futbol, donde muchos, más que disfrutar de buen futbol, se dedican a insultar a otros tan sólo por ser de otro país, y se sienten superiores al resto tan solo por ser de un país en específico.

La cosa es clara: todos somos iguales, y a mi no me daría orgullo sentirme superior a los demás sólo porque soy de Chile, ni tampoco iría a matar a personas que son exactamente iguales a mi en una guerra sólo porque no son chilenos. No: no me daría orgullo. Me daría vergüenza.

domingo, 11 de agosto de 2019

342. Experiencias de un simple cajero 14

¡Estamos ya en pleno mes de agosto! Increíble: el tiempo pasa volando y me estoy acercando con rapidez a las tres décadas de vida. Y aquí sigo con este blog, en su temporada número 14. Apropósito: tal como les conté en las redes sociales, estoy preparando, luego de varios meses, un vídeo para ustedes. Pronto sabrán de qué se trata. Mientras tanto, veamos algunas nuevas experiencias como cajero, en mis más de nueve años en ese oficio.

lunes, 5 de agosto de 2019

341. Nacionalismo, parte 1

Nota: Amigos y lectores de mi blog. Ya está habilitada la caja de comentarios de Facebook para que puedas comentar usando tu cuenta de esa red social. Es muy fácil. Lee el artículo y, al final de este, encontrarás la caja para comentar. ¡Los espero!

Brasil campeón (Tomado de Wikipedia)
Hace un tiempo atrás terminó la Copa América, torneo de futbol donde se enfrentan diez países sudamericanos más dos invitados, y en donde todos aspiran a ser los campeones: ser los mejores de América. Años atrás hablé un poquito sobre esta copa, y lo incómodo que resulta cuando tu país gana y quieres seguir con tu vida normalmente, sin poder hacerlo porque todos celebran, no respetando tu derecho a no hacerlo.
Pero, fuera del espectáculo que se ve en estas copas (yo vi varios partidos de la Copa América), hay un sentimiento en común que impregna, no solamente este torneo, sino cualquier competición en general. Con ustedes, el nacionalismo.

domingo, 23 de junio de 2019

sábado, 25 de mayo de 2019

339. Maltrato

Yo jamás golpearía a mis padres. Sería una terrible falta de respeto y un maltrato de proporciones a quienes me dieron la vida. Me duele mucho ver cómo hijos golpean a sus padres o madres sin ninguna clase de respeto ni remordimiento. No les importa: sólo lo hacen. ¿Cómo una madre podrá defenderse de su hijo adolescente, que tiene mucha más fuerza? Si a eso le sumamos leyes permisivas (donde pareciera ser que los hijos tienen más derechos que sus padres), el resultado es uno solo: hijos que hacen lo que quieran, porque se les permite que hagan lo que quieran.

jueves, 16 de mayo de 2019

338. Aniversario número 13 de "Donde Panchito"



Donde Panchito en 2015
¡Increible! ¿Pueden creer que hoy, 16 de mayo de 2019, este pequeño y humilde blog, Donde Panchito, cumple 13 años de vida? Pónganse a pensar por un momento: este lugar se inauguró el 2006, cuando yo sólo tenía 16 años y cursaba tercero de la secundaria. Ya tengo 29 años, mucha agua ha pasado bajo el puente, y con altos y bajos aun continúo con esta aventura.

lunes, 13 de mayo de 2019

337. Nostalgia (parte 5) | T14 / A09

Mi colección de celulares
Debo reconocer, francamente, que soy muy nostálgico. Imagínense: estamos casi a mitad del año 2019, y mi computador principal aun es un viejo Windows XP, que para las cosas que hago (escribir en mi blog, llevar las cuentas de mi trabajo y jugar juegos antiguos) me va muy bien. No veo la necesidad de actualizarlo.

La primera foto que saqué con un celular
El resto de mi navegación en internet lo hago casi en su totalidad en mi celular. Y es que la tecnología ha avanzado a pasos agigantados. ¿Se acuerdan cómo eran los celulares de antaño? Pues en esta nueva entrega de la sección Nostalgia, quiero compartir con ustedes algunos de los celulares que he tenido en mi poder desde que obtuve el primero, hace ya 13 años. Empecemos.

sábado, 27 de abril de 2019

336. Al concierto de Raúl Di Blasio


Me gustan muchas clases de música. Mi favorita es la música de los ochentas, aunque también puedo incluir música noventera y setentera. Artistas y grupos como ABBA, Queen, Bon Jovi, The Police, Nino Bravo, Camilo Sesto, Bryan Adams y otros, forman parte de mi carpeta de música en mi computadora. Pero también me gusta la música clásica, selecta, que invita a relajarse y disfrutar de sus melodías. Uno de los exponentes en esa materia es el pianista argentino Raúl Di Blasio.

lunes, 22 de abril de 2019

335. Noticias Panchito 16: cambios en la imagen de "Donde Panchito" | T14 / A07


¿Y qué tal? Esta es la nueva planilla que usaré durante este año 2019. Es básica, sobria, sencilla y fácil de mantener. De esa manera podré enfocarme en escribir y mantener mis redes sociales activas. En esta décimoquinta entrega de Noticias Panchito, quiero comentarles algunas cosas que podrán ver en mi blog de aquí en adelante:

viernes, 29 de marzo de 2019

334. Viajando con Panchito 14: Caleta Tortel | T14 / A06


¡¡Bienvenidos a una nueva entrega de mi sección favorita!! Hoy en Viajando con Panchito nos iremos a la patagonia. Sí: conoceremos un pueblo muy pintorezco que queda casi al final de la carretera austral, ruta 7. Conozcamos al pueblo de Caleta Tortel. ¿Tienen su equipaje a mano? Entonces, comencemos con nuestro viaje.

Caleta Tortel: conociendo la patagonia Chilena

Mapa del camino entre Coyhaique y Tortel
No es primera vez que venimos a la patagonia. Anteriormente les hablé de Chile Chico en el artículo 206, y de Comodoro Rivadavia en el artículo 059. Todos estos lugares son hermosos, y si tienen la oportunidad de conocerlos, háganlo. Hoy, entonces, vamos nuevamente a la patagonia, y nos iremos a Tortel, caleta que queda a unos 1311 kilómetros al sur de Concepción. Para llegar allá, hay que llegar primeramente a Coyhaique, capital de la región de Aysén. De ahí, son sólo 454 km para llegar a este hermoso lugar, recorriendo lindos parajes dignos de admirar y contemplar. El camino está pavimentado en ciertas partes (de lo que recuerdo, está pavimentado hasta Villa Cerro Castillo. El resto es de ripio).

Antes de continuar, debo indicarles que las fotos y detalles que daré a continuación son de mis vacaciones del año 2008, hace ya 11 años :P

Al llegar al pueblo, lo primero que llama la atención es un gran estacionamiento. Es que Caleta Tortel no tiene calles. Sólo pasarelas de madera. Para recorrerla, debemos dejar el auto en el estacionamiento y de ahí acceder al pueblo a pie.

De más está decir que los paisajes son hermosos, como ya les había dicho anteriormente.

Para ir a Tortel, hay que pasar por Cochrane (en la foto)
Hermosa montaña
Junto con mi hermano mayor en un puente de la carretera
Yo, hace 11 años, en la entrada a Tortel
Caminar por entre las calles del pueblo es fantástico. Como no hay calles, no está ese molesto ruido de los vehículos. Se respira aire puro y una tranquilidad digna de envidiar. ¡Es maravilloso! A continuación les dejo unas fotos del pueblo y sus hermosas pasarelas.







De vuelta de Tortel
Es importante recalcar que, en estos lugares donde la actividad humana es mínima con respecto a la inmensidad de la naturaleza, hay que cuidar estos lugares hermosos. ¿Acaso no es hermoso contemplar estos hermosos paisajes? La mano del hombre no puede destruir semejante belleza. Así que les dejo el dato: a donde quiera que vayan deben cuidar el medio ambiente.

En Caleta Tortel la vida es un poco más cara. El aislamiento hace de las suyas. No recuerdo que haya bencinera en el pueblo (por lo menos hace 11 años), por lo que debes echar gasolina en Cochrane. Vale la pena pegarse el pique hasta allá, no solamente por los paisajes, sino también por la tranquilidad. ¡Gracias por haber leído este artículo! Nos vemos.
_____________________________________________

Estoy en las redes sociales

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en Instagram. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!

sábado, 23 de marzo de 2019

333. Canciones: Always (Bon Jovi, 1994) | T14 / A05

Uno de mis artistas favoritos en Bon Jovi. Sus canciones son sencillamente geniales y siempre traigo en mi celular varias de sus canciones. Hoy, en la sección Canciones quiero compartir con ustedes una canción que, sin lugar a dudas, eriza la piel de cualquiera. Un temazo con todas sus letras. Con ustedes, Always. Disfrútenlo.


viernes, 15 de marzo de 2019

332. El tornillo | T14/A04

 

Cuenta la historia que un dueño de una gran empresa decidió llamar a un experto en computadores. En la empresa tenía un tremendo problema. El computador principal había dejado de funcionar, y como el resto de los computadores estaban conectados al principal y dependían de él para funcionar, entonces el lío era mayúsuculo: todos los computadores apagados y sin producir nada para la empresa.

En su desesperación, el dueño esperaba ansioso al experto de computadores que, una vez llegado al lugar, le mostraron inmediatamente el problema.

- No se preocupe - indicó el hombre -. Revisaré los computadores y veremos qué sucede.

Abre el computador principal y descubre inmediatamente el problema. Toma un destornillador y atornilla un pequeño tornillo ubicado dentro del PC. Cierra el computador y lo enciende. ¡Increíble! Todos los computadores comenzaron a funcionar de manera inmediata.

- ¡Magnífico! - gritó el dueño de la empresa -. Mándeme por correo la factura de lo que le debo por haber arreglado este problema.

Entrada la tarde, le llega el correo electrónico al dueño de la empresa. Al leerlo, casi se va de espalda. El hombre que arregló el embrollo de los computadores le estaba cobrando increíbles $500.000 por el trabajo. Furioso, el dueño de la empresa le responde el correo:

"Considero una insolencia suya el cobrarme tamaña suma de dinero por tan sólo apretar un miserable tornillo. Exijo un desglose de lo que me está cobrando", le escribió en el correo.

Luego de algunos minutos, el joven experto de computadores le envía lo solicitado. Luego de leer la respuesta, el dueño sólo se limita a hacerle un depósito por el monto indicado. El correo indicaba lo siguiente:

"Estimado: adjunto detalle de la factura que ustede me pidió:
  • Apretar un "miserable tornillo": $100
  • Saber qué tornillo apretar: $499.900
Saludos cordiales"

Moraleja: cobra por lo que sabes, no por lo que haces :)

¡Hasta un siguiente artículo!

_____________________________________________

Estoy en las redes sociales

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en Instagram. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!

viernes, 8 de marzo de 2019

331. El limpiaparabrisas | T14 / A03


Cada vez es más común ver en las esquinas semaforizadas de las ciudades, personas vendiendo toda clase de productos, u ofreciéndose para limpiarte los parabrisas. Siendo honesto, algunas veces soy reacio a dejar que me limpien el parabrisas por una propina. En realidad, la mayoría de las veces queda peor que como estaba, y ni siquiera sé qué clase de líquido le echan encima.

Cuando se me acerca uno, me da un poco de cosa. No quiero que piensen que soy prejuicioso, o algo por el estilo. Pero, sin ir más lejos, hace un tiempo atrás un conductor murió a manos de un limpiador simplemente porque no le había pedido que le limpiaran el vidrio. Bueno, la cosa es que hoy quiero contarles una pequeña historia que me sucedió tiempo atrás, mientras venía de hacer unas diligencias en el centro de Concepción. La historia fue así:

Luego de hacer todos los trámites pertinentes, volvía a casa por la Av. Los Carrera, una de las más transitadas del centro. Al llegar al cruce con las Avenidas San Juan Bosco y Collao, estaba esperando la luz verde de un semáforo de tres tiempos. Claro, como el tiempo de detención es largo, los vendedores y limpiadores aprovechan de escabullirse entre los autos intentando obtener dinero. A todo esto, quiero dejar bien claro que prefiero mil veces que intenten trabajar, a simplemente pasar por los autos pidiendo plata porque sí. De eso hablé tiempo atrás en un artículo bien interesante.

Ya, pero no nos desviemos del tema. Se acerca un tipo, un poco harapiento, con sólo una plumilla de limpieza y, sin preguntarme nada, intenta limpiar el parabrisas sin líquido alguno. Yo, temiendo que me rayara el vidrio, le grito desde dentro: "Oye, no te pedí que me lo limpiaras".

El tipo, haciendo caso omiso de mi mensaje, y con una actitud un poco prepotente, me dice que necesita dinero no sé para qué cosa. Y continúa "limpiando" el vidrio. De pronto, se escucha una sirena. Justo al lado mío, también esperando la luz verde, estaba una patrulla de carabineros. Uno de ellos le grita al tipo: "¡Oye! Te dijeron que no quería que le limpiaras el vidrio".

Al instante, el individuo deja de pasar la plumilla por mi vidrio, e increíblemente va a la patrulla y comienza a limpiarle el vidrio a la patrulla. Da luz verde. El carabinero le dice: "Deja de hacer eso. Sabemos en lo que andai metido". De ahí no escuché más. Aceleré y me fui a casa.

Con este pequeño relato no quiero decirles que den o no den dinero a quienes limpian parabrisas. Eso es decisión de cada uno. Simplemente quise contarles esta pequeña experiencia sólo para que supieran lo que me pasó. Quiero pensar que la mayoría de ellos son honestos y que andan en buenos pasos. Y bueno... uno nunca sabe las vueltas de la vida. ¿Quién sabe si, en algún tiempo, les relato "Experiencias de un simple limpiador de parabrisas"? :D

¡Hasta el siguiente artículo!

Foto tomada de The Clinic
_____________________________________________

Estoy en las redes sociales
Estamos en Google+

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en mi página en Google+, en Twitter y en Instagram. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!

viernes, 1 de marzo de 2019

330. El Quincho T14/A02

 

Muy bien. Iniciamos el mes de marzo y les presento el primer artículo propiamente tal de la temporada 14 de Donde Panchito. Y la historia que quiero relatarles pasó hace exactamente dos meses, el día en que se inició este año 2019. Veamos qué sucedió, y qué podemos aprender de esta experiencia.

Descansando en Rafael

La Polla, Rafael
En la población donde vivo, los vecinos arman una batahola de proporciones para despedir el año viejo y recibir el año nuevo. Para mí, sólo es un cambio de día, pero claramente no puedo ir en contra de las celebraciones de los demás. Sin embargo, no me gusta estar en la población mientras todos meten boche durante toda la noche. Así que, junto con mi esposa, mis suegros y unos amigos, decidimos irnos el 31 en la tarde a un camping que queda en la localidad de Rafael, a unos 15 km de Tomé hacia el interior.

El sector se llama "La Polla", y es muy tranquilo... excepto si es víspera de año nuevo. Cuando llegamos, sin mentirles, habían unos 4 ó 5 familias con música a todo volumen. Pero, ¿qué más da? Estaba con mi esposa y amigos en un lugar bonito. Podíamos descansar... al fin y al cabo, cualquier lugar era mejor que quedarse en casa. Así que armamos nuestra carpa y dormimos.

El bendito Quincho

Antes de irnos a dormir, a las 12 de la noche, todos comenzaron con los abrazos de año nuevo. Algunas familias pasaron por donde estábamos nosotros, deseándonos lo mejor para este año 2019. Es loable que la gente, aun viendo el caos que existe como sociedad, aun crea que el año siguiente al que uno vive será mejor. Pero bueno: la razón de ser de este artículo no es ese.

El pequño quincho, la noche antes de los sucesos de este relato
Al amanecer, tomamos desayuno, pusimos música y jugamos un rato. Comenzaba a hacer calor, y decidimos con Carla irnos un ratito al río que pasa por allí. En eso estábamos cuando, de pronto, llega una camioneta con una cantidad de personas que no recuerdo, pero eran muchas. Se baja un tipo alto, gordo... digamos que era maceteado, y comienza a instalar sus cosas en el quincho para asados que era de nosotros, puesto que estaba al lado de nuestra mesa. Mi suegro le indica al caballero que no podía usar el quincho, puesto que en un rato más íbamos a preparar el asado del almuerzo. El tipo, ofuscado, se subió a la camioneta y siguió su camino.

Al rato me di cuenta que se pusieron al frente de nosotros, cruzando el río. Bajaban sus cosas y se instalaban debajo de un sauce. Miraban de reojo, con un sentimiendo de odio hacia nosotros. No podía dejar de pensar en que, lo más probable, es que ese hombre la noche anterior abrazó a medio mundo esparciendo buenos deseos para todos... menos de 12 horas después, estaba molesto por un simple quincho. Pero lo que sucedió después iba a ser suficiente para mostrar sus verdaderos sentimientos... al menos desde lejos.

Con Carla continuábamos bañándonos. Nos salimos un rato para charlar con los amigos. Llegó un autito al mismo lugar donde hacía un rato había llegado el tipo de la camioneta. Al bajarse, y al ver que el quincho estaba vacío, fue donde mi suegro y, de manera muy amable, preguntó si podía usar el quincho para el almuerzo.

Mi suegro, al ver la actitud tan distinta al del tipo anterior que llegó e intentó usar el quincho, accedió a prestárselo. Al fin y al cabo, mi suegro había pagado por la mesa y el quincho, por lo que podía decidir qué hacer con él. La cosa es que el tipo desde al frente se percató que habíamos prestado el quincho. Carla y yo habíamos vuelto al agua, y justo al pasar cerca de ellos, notamos que estaban murmurando pestes contra mis suegros y los demás. Refiriéndose a algunos de ellos, las mujeres del grupo decían: "Claro, esas viejas cul... le prestan la cag... de quincho al hue... ese. Guatonas cul... no más". 

Los buenos deseos para los demás se fueron a la porra... ¡Feliz año nuevo para todos!... menos para los idiotas que no prestaron el quincho de asados XD


Hipócritas en una sociedad que no cambiará su actitud

En un supuesto de que aquellas personas, al llegar el 2019, abrazaron a sus cercanos y amigos deseando lo mejor para ellos, podríamos decir que son bastante hipócritas. No basta sencillamente con desear lo mejor para los demás: hay que contribuir para que así sea. Es como si yo le dijera a un jugador de futbol que le irá bien en el partido y, luego, le dejara una cáscara de plátano en el camino a propósito para que se lesionara. ¿De qué habrá servido desear lo mejor a aquel jugador?

¿Cuántos de los involucrados en esta pelea habrán deseado que todo mejore este año? 

Por eso la sociedad está como está. Y por eso creo firmemente que, aunque tengamos buenos deseos para los años venideros, la actitud de esa misma gente que desea cosas buenas hace que el mundo vaya en picada. También creo firmemente que la actitud de la sociedad no cambiará... lo que cambiará será la sociedad en sí. Y para eso falta muy poco...

Por lo pronto: no nos conformemos simplemente con desear cosas buenas a la gente: HAGAMOS cosas buenas por los demás. Los más beneficiados seremos nosotros al ayudar a los demás de manera altruista, y actuando de buena manera con los demás. Así hacermos felices a los demás y, por sobre todo, nos sentiremos felices y realizados como personas. ¡Hasta un siguiente artículo!

_____
Última foto tomada de elpais.com

sábado, 23 de febrero de 2019

329. Inicio Temporada 14: Vídeo de introducción | T14/A01

Mi blog, hace muchos años atrás
¡Y sí! ¡Por fin! Después de casi un mes de atraso, hoy damos inicio a la temporada 14 de mi blog Donde Panchito. Y créanme que se vienen muchas sorpresas para este año 2019. Una de ellas sé que les gustará. Pero, como ha sido la tónica durante este último tiempo, mejor se los explico en el siguiente vídeo. ¡Disfrútenlo!

_____________________________________________

Estoy en las redes sociales

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en Twitter y en Instagram. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!

sábado, 12 de enero de 2019

Participa en la Encuesta de Opinión



¡Amigos! Estamos en el receso de temporada en mi blog, y te quiero invitar a responder una pequeña encuesta para tomar ideas para la temporada 14 que se inicia pronto.

La encuesta no demora más de 4 minutos y me ayudará para construir la siguiente temporada de Donde Panchito. Te agradezco de antemano el tiempo que te tomes para ayudarme. Esta publicación desaparecerá una vez iniciada la temporada 14.

    

lunes, 7 de enero de 2019

328. Fin de la temporada 13: Video de conclusión | T13/A60

¡Y ya estamos en el 2019! ¡Vaya! ¡Cómo pasa el tiempo! Estamos finalizando la temporada 13 de Donde Panchito, la temporada con la mayor cantidad de artículos escritos (60). En el siguiente vídeo concluiremos esta temporada, haciendo un repaso sobre algunos artículos, y qué nos espera este año 2019. Agradezco infinitamente a quienes me visitan y me leen. Sé que no son muchos, pero son constantes. También a quienes me siguen en las redes sociales (especialmente en Instagram, que ha tenido un crecimiento de unos 40 seguidores a más de 125 en esta temporada). ¡Muchas gracias de verdad!

Volveré pasado el 20 de enero para iniciar la temporada 14 de Donde Panchito. ¡Hasta entonces!


_____________________________________________

Estoy en las redes sociales

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en Twitter y en Instagram. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!