245. Experiencias de un simple cajero 9


Amigos: hoy he vuelto con una nueva versión de Experiencias de un simple cajero, donde les contaré una situación que he vivido constantemente a lo largo de los años en mis diferentes trabajos. Lo más triste de todo, es que la gente cada día está peor. Díganmelo a mi, que trabajo atendiendo público.

La gente ni saluda al pagar

Yo entiendo que muchas veces las personas pueden ir apuradas, que estén atrasadas por muchos motivos, ya sea porque se pillan con un taco o porque se quedaron dormidos y despertaron tarde. También los entiendo si andan como la mona, mal genio, irritables por abc motivos. Pero en ningún caso se justifica que, cuando vayan a mi caja y los salude, simplemente se limiten a pedirme lo que quieren, como si fuera su criado o su esclavo.

Cada vez es mayor la cantidad de personas que ni siquiera tienen la decencia de saludar a otra persona al llegar, por ejemplo, a una caja. Hay otras que sí lo hacen, y en una sociedad cada vez más agresiva y menos amorosa con el prójimo, ver que saluden ya se convierte en un acto raro. Pero no es nada raro que alguien llegue a mi caja, yo lo salude y simplemente me dice: "Dame tal cosa". Ni siquiera lo piden por favor. Siento que simplemente soy una máquina que debo obedecer todos sus requerimientos...

Pero, ¡Sorpresa! Soy un ser humano: merezco respeto. No saludar cuando te saludan es, con todas sus letras, una rotería.

Muchas veces los saludo de nuevo, quizá pensando que no me escucharon. Algunos me piden disculpas por no corresponder el saludo al principio. Pero otros, simplemente repiten la orden: "Dame tal cosa", y más encima se molestan. Ahí me aburro y simplemente lo atiendo lo más rápido para que sigan su camino. Al fin y al cabo, ellos son quienes quedan mal por no tener respeto hacia su semejante.

Amigos: no hay que ser mal educados. Saluden. Den un buen día. Sonrían. Al llegar a una caja saluden amablemente. Y si el cajero te saluda, devuélvele el saludo. Y si no te saluda, no importa. Debes demostrar que tus padres te educaron bien, incluyendo el respeto por los demás. No seamos rotos, y lo digo en buena. :D

________________________
La foto fue tomada del sitio de internet Grandes Pymes de Argentina.
Comparte:

244. Aniversario número 11 de "Donde Panchito"


Y bueno, hoy es un día especial. Hace ya 11 años abrí este lugar en internet. Ya son 11 años de muchas aventuras y muchos buenos momentos. Estoy feliz, nunca había logrado que un proyecto hecho por mí dure tanto. Nada, ni mi primer pololeo (3 meses), ni haber juntado plata para mi auto (3 años), ni mi extinto diario de vida (10 años) ha durado tanto como Donde Panchito.

En esta ocasión, no les relataré nada referente a cómo creé mi blog. Esa historia la repito año tras año cada 16 de mayo. Si quieren releerla, está en la sección "Acerca de". Pero se vienen muchas cosas interesantes para los siguientes meses. Pretendo retomar mi sección de escritos. Me encanta escribir, no solamente en mi blog, sino también novelas y cuentos. En los inicios de mi blog, por allá en el año 2007, les contaba que también dibujaba comics. Por ahí también anda dando vueltas una obra de teatro. Todo eso intentaré plasmarlo en mi blog, en una sección llamada "Mis Escritos", que, si Dios quiere, pronto estará aquí.

Aprovecho también de comentarles que, oficialmente, ya no publicaré más artículos referentes a las Frases de Oro, aunque los artículos que haya escrito sobre ello no serán eliminados y podrán seguir consultándolos.

Intentaré, en la medida de lo posible, seguir a un buen ritmo para que puedan seguir leyéndome. Tengo un proyecto algo ambicioso que pretendo realizar junto con mi esposa Carla. Tiene que ver con mi blog también, así que estén atentos.

Agradezco infinitamente el apoyo de ustedes, lectores, en estos 11 años de vida. Y espero que pueda estar a la altura de lo que ustedes esperan, aportando con artículos de calidad y que les guste leer.
¡Feliz aniversario Donde Panchito! Veremos si en unos 50 años más, bates el record del blog más longevo del mundo.... Eso espero :D
_____________________________________________

Estoy en las redes sociales
Estamos en Google+

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en mi página en Google+ y en Twitter. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!
Comparte:

243. Clases de relajación usando el mar

El mar (Foto tomada de hdfondos.eu)
Hace unos años les conté en este mismo blog que me habían operado de un quiste. ¿Se acuerdan? Estuve un par de días en el hospital y con cuatro meses de licencia porque no podía trabajar en las condiciones en las que había quedado. La cosa es que los primeros días, luego de volver del hospital al hogar, dormir se me hacía muy difícil. No sabía por qué, pero me quedaba hasta altas horas de la noche intentando conciliar el sueño, y lo lograba a eso de las 2 de la mañana.

Sin embargo, indagando en internet, logré dar con una solución que, al principio, la encontré descabellada. Pero luego de los años, puedo decir que en parte me ayudó a dormir mejor. Déjenme contarles.

El sonido del... ¿qué?

A principios de 2013, en casa luego de mi operación, comencé a buscar información referente a cómo poder dormir mejor. Salían muchas soluciones, que de acuerdo a mi presupuesto, estaban alejadas de mí. Entonces, encontré un artículo (no recuerdo dónde, ha pasado mucho tiempo ya), donde hablaba del sonido del mar como método de relajación.

"El sonido del... ¿Qué?", fue lo primero que pensé. Lo encontré un disparate. Sin embargo, se me vino inmediatamente a la mente cuando, siendo un niño, mi padre me llevaba a pasear a la desembocadura del río Biobío, que quedaba cerca de casa. En ese lugar corre muchísimo viento, y se levantan olas muy altas que rompen con fuerza sobre las rocas. Ese sonido me gustaba mucho. Tanto así que me sentaba sobre las rocas más altas y cerraba los ojos, sólo para relajarme escuchando el sonido del mar y del viento.

Pero, vamos.... No podía ir todas las noches a dormir a orilla del mar, ¿no? Pero decidí buscar en youtube si alguien había grabado el sonido del mar como para relajarse. Y bueno, internet está plagado de vídeos con el sonido del mar. Y veía comentarios de personas que lograban dormir mejor dejando este sonido por las noches. "Debe ser una locura - pensé -. ¿Cómo puede ser posible eso?". 

En fin... no perdía nada con intentarlo, y un día decidí dejar el sonido del mar como fondo en mi habitación.

Relajación pura con el mar, la lluvia... ¡y hasta con la lavadora! 


Les acabo de dejar el vídeo original que usé la primera noche. Descargué el sonido y lo puse en el reproductor de música repetidas veces. Aunque pareciera extraño, ese día dormí tranquilamente toda la noche. Pensaba que el ruido no me dejaría dormir, pero al contrario: dormí muy bien. Al otro día hice lo mismo, y también logré dormir muy bien. El sonido claramente no era igual a cuando estás realmente frente al mar, pero los efectos son similares. Hay que usar la imaginación, cerrar los ojos y el resto viene por añadidura.

Una lavadora
Mis papás al darse cuenta que tenía ese ruido, les pareció muy raro lo que hacía. Pero al final se acostumbraron. Aparte que no les molestaba porque dormían al otro lado de la casa.

Luego me di cuenta que sucede algo parecido con la lluvia, y el ruido que produce al chocar las gotas del agua en el techo. ¿Acaso no es relajante escuchar la lluvia, acostadito, leyendo un buen libro o un buen blog como el mío? Y hace unos días me di cuenta que también sucede lo mismo con el sonido del centrifugado de una lavadora automática. Claro, pero en menor escala.

Hay de todo en internet. Sonido del mar, la lluvia, de lavadora... e incluso de secador de pelo y de aspiradora. Todo esto es para intentar dormir mejor. En mi caso, durante esos años ponía ese ruido por las noches (el del mar) y me dio resultado. Últimamente ya no lo hago, puesto que no quiero molestar a mi esposa. Pero de vez en cuando, uso mis audífonos, le doy play al vídeo... ¡Y a relajarse se ha dicho!
Comparte:

242. Panchito Shumacher

La velocidad máxima siempre ha sido un tema entre los conductores

Enfermo: sí, así amanecí hoy. Completamente enfermo. Hoy tengo día libre de mi trabajo, y justo tengo que enfermarme. Estuve toda la noche tomando agua de natre, más unas pastillas y miel con limón, recomendación de mi enfermera personal: mi esposa, Carla. Me ha cuidado muy bien y me siento un poco mejor.

Aprovecharé, entonces, ya que estoy encerrado en casa porque afuera el tiempo está muy cambiante y eso hace mal, de escribir una nueva entrega para ustedes, mis fieles lectores de mi blog. Avanzamos muy rápido hacia el aniversario número 11 de mi querido blog. No les prometo nada, pero mi idea es hacer algo especial ese día. Veamos si me resulta. Ahora vamos con el tema de hoy.

Locura en la carretera

La historia que les contaré me ocurrió hace aproximadamente un año, cuando estaba de novio con Carla. Como deben saber - si no, ahora sabrán -, mi esposa es de Lirquén, y yo era de Hualpén, por lo que si quería verla tenía que viajar 18 kilómetros desde mi casa a la de ella para estar juntos. En uno de esos viajes, me quedé hasta las 10 de la noche aproximadamente conversando con ella, su familia y unos amigos, sobre diversos temas. En eso, salió el tema de la conducción. Uno de mis amigos, tiene problemas a la vista, problemas severos. Debe usar unos lentes con un aumento muy grande. Aun así, manejaba sin lentes y en varias ocasiones casi ha chocado con árboles o postes.

Claro está, para mí no era mucho el chiste, puesto que es peligroso. Actualmente no tiene licencia porque se le venció y no lo ha renovado. La cosa es que le decía que podía sacarle un parte por manejar de esa forma, y peor si en su licencia dice que debe usar lentes. Seguimos hablando de otras cosas y luego me fui.

Ruta 150: Carretera Concepción - Penco, a la altura del km 1.

Era de noche, y había mucho tránsito en la carretera. Viajaba a unos 85km/h cuando me cambié de pista (derecha a izquierda) para adelantar a un furgón. Me costaba mucho, porque iba más rápido que yo. Iba a aumentar mi velocidad cuando, en eso, de la nada, sin mentirles, DE LA NADA, aparece "un amigo en tu camino" (un carabinero), que se tomó la molestia de cruzar la carretera completa para atajarme a mí. Como iba por el carril izquierdo, que es el que se usa para adelantar, tuve que frenar en seco porque el carabinero se quedó frente a mí, con una linterna, indicándome que me estacionara en la berma. Como pude, me cambié de pista de nuevo y me estacioné en la berma, justo delante de un letrero que indicaba que la velocidad máxima era de 90 km/h.

"Buenas noches - me dijo el carabinero -. Sus documentos por favor". Se los pasé y, luego de ir a corroborar la información, me dice: "El motivo de esta fiscalización es para indicarle que usted ha infringido la velocidad máxima de esta carretera, ya que viajaba a 93km/h en una zona de 70km/h". Dicho esto, concluye: "Por lo que lo citaré al juzgado para proceder al parte".

Yo quedé plop. No iba a 93 km/h, sino a 85, como indicaba el velocímetro de mi auto. Pero, ¿cómo refutar a la autoridad, si no tenía pruebas de ello? Aparece una carabinera con una pistola de velocidad y me muestra un 93 gigante. Yo la miro, y le digo: "¿Cómo sé yo que usted apuntó a mi auto y no al que iba al lado mío?". No dijo nada; dio media vuelta y se fue a la patrulla.

Reconozco que iba excedido de velocidad, puesto que el último letrero con la velocidad máxima permitida efectivamente decía 70 km/h. Pero, una cosa es ir a 85km/h, y otra muy distinta es ir a 93km/h. ¿Por qué digo esto?

Diferentes velocidades, diferentes partes

Hablemos un poco de leyes viales. Todo vehículo motorizado debe respetar la velocidad máxima permitida, que en ciudad es de 60 km/h, y en carretera es de 100 km/h en una vía por lado, y 120 km/h en dos o más vías por lado (autopistas), a menos que un letrero indique otro valor. Si tú te excedes hasta 10 km/h, corresponde pagar entre 0.5 y 1.0 UTM ($23.323 - $46.647); entre 11 y 20 km/h es entre 1.0 y 1.5 UTM ($46.647 - $69.970); y más de 20 km/h es entre 1.5 y 3.0 UTM ($69.970 - $139.941)* más la suspensión de la licencia hasta por 45 días. 

¿Ven por qué les digo que es distinto ir a 85 que a 93 en una zona de 70 km/h? Si me hubieran cobrado el parte a los 85 km/h que marcaba mi velocímetro, tendría que haber pagado como máximo $69.970. Pero como el parte fue hecho por 93 km/h, entonces la multa era como máximo de $139.941.# La diferencia era mucha, más considerando que en esa fecha estaba juntando aun dinero para el matrimonio.

Pero, seamos sinceros. Si no hubiera ido a exceso de velocidad, jamás habría pasado esto, y reconozco mi error. Fui el día en que me citaron y terminé pagando casi $68.000 y me suspendieron la licencia por 5 días. Me sirvió de lección para manejar con más cuidado y, por sobre todo, respetar las leyes del tránsito que están para nuestro beneficio. ¡Saludos amigos! 
______________________________________________
*: Más información sobre las multas de tránsito puedes visitar este link.
#: Para calcular el valor de la UTM puedes visitar la página del Servicio de Impuesto Internos aquí.
Comparte:

Artículo destacado junio 2019

252. El día en que mandé todo a la porra

De cartero: mi primer empleo El pasado 4 de mayo de 2017 se cumplieron 8 años desde que me inicié en el mundo laboral. Un 4 de mayo de ...

Artículos más leídos

Archivador de artículos