jueves, 29 de septiembre de 2011

145. Apretado como sardina

A nadie le cabe la menor duda de que el sistema de transporte de Concepción es algo ineficiente. Basta con subirse a una micro entre las 7 y las 8.30 de la mañana para percatarse de que no es ninguna gracia viajar a esa hora. Resulta que por ir al médico en la mañana me sucedió una historia muy curiosa, historia que hoy te contaré. Sigue leyendo...
Sí... otra vez... ellos: nuestros queridos choferes
Hace aproximadamente cinco semanas estaba en el trabajo cuando la encargada de Servicio a Personas me indica que debo entregarle a la brevedad un certificado de afiliación a Fonasa. Al llegar a casa le consulté a mis padres por aquello, puesto que aun pertenezco a Isapre. Luego de hacer las averiguaciones correspondientes, me encontré con la sorpresa de que a fines de septiembre pasaría definitivamente de Isapre a Fonasa, por lo que recién en octubre podría entregar mi certificado en el trabajo.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver todo esto con ir apretado como una sardina? En realidad nada. Pues que, al darme cuenta que me quedaban tan poquitos días como carga de mis padres, ellos me instaron a hacerme chequeos médicos antes de pasar a Fonasa, puesto que me saldría más barato. Pedí hora en el centro médico Megasalud (ubicado en Freire, entre Janequeo y Lautaro) y me citaron para un martes a las 3.35pm. Fui junto con un amigo y la doctora me pesó y me midió. Luego me pidió que me hiciera ciertos exámenes médicos, como muestras de sangre y un electrocardiograma. La cosa es que tenía que volver en ayunas el viernes, después de las 8 de la mañana.

Cómodamente en una Mini Hualpencillo
En este paradero no paró la micro
El día anterior me acosté super temprano para poder levantarme sin problemas y tomar una micro. Y al otro día me levanté a las 7.30am y, luego de lavarme, me fui al paradero. Allí estuve unos 5 minutos y las micros pasaban llenas, por lo que ninguna se detuvo. Un poquito molesto, camino hacia el siguiente paradero, puesto que allí hay un semáforo, y quizás tenga más posibilidades de subirme al tocar la luz roja. Mi sorpresa es mayúscula al ver que el paradero estaba repleto de gente. "Ah, no... llegaré como a las 10 de la mañana en estas condiciones" - pensé. Aun no llegaba al paradero cuando, de pronto, veo que toda la gente se viene encima mío. Yo, intrigado, me preguntaba que por qué la gente venía hacia mí. Miro hacia atrás y justamente había una micro, línea 42, variante por autopista, la que me dejaba a dos cuadras del centro médico.

Di media vuelta y fui el primero en subir (jeje). Pagué mis 390 pesos y poco pude avanzar hacia adentro de la micro, puesto que ya venía llena. El chofer seguía metiendo gente a la micro, sabiendo que ya no cabía ninguna alma más dentro de ella. Cuando ya éramos como 30 pasajeros de pie, el chofer de la micro, línea 42 (Mini buses Hualpencillo), intentó cerrar la puerta. No les miento si les digo que estuvimos como 40 segundos tratando de que se cerrara la puerta hasta que, al final, se cerró. Comenzamos a avanzar por la avenida, y yo iba mirando justo hacia la Información al pasajero que está detrás del chofer, donde se indica la capacidad máxima de la micro: 25 personas sentadas y 20 de pie. "Esto es un chiste, no somos animales" - pensaba mientras la micro se detenía para tomar más pasajeros aun.

Lo que más me dio rabia es que el chofer gritaba hacia atrás, diciendo: "Por favor, avancen más atrás que queda más espacio". Yo, a duras penas, logré avanzar hasta la puerta trasera de la micro. Subieron unos 4 más y la micro siguió su recorrido. Al llegar a la Universidad Santa María, el chofer se disponía a abrir la puerta para que subieran más pasajeros. A estas alturas, los pasajeros ya estaban algo molestos. Comenzaron los chiflidos y uno grito: "¡¡No somos animales #$@&!!". Otro dijo: "Ya no cabe nadie más, ¿tanto necesitai la plata que querí que vayamos apretados?". El ambiente se puso más tenso cuando, al ver que por adelante no cabía nadie más, el chofer abrió la puerta de atrás (donde estaba yo) y subieron unas 5 personas más. La gente comenzaba a golpear el techo y las ventanas en señal de descontento. Yo me preocupaba más de buscar aire fresco, ya que estábamos todos medio ahogados dentro de esa micro.

Al llegar al Mall el bus quedó casi vacío. Mientras bajaban, algunos pasajeros increpaban al chofer y éste, como la mayoría de los choferes "capacitados" por la licitación, les respondía afectuosamente (entiéndase ese término como ironismo). Logré sentarme y, al mirar hacia atrás, me percato que había un caballero de los que se subieron por atrás sin pagar, cómodamente sentado. Y curiosamente, este sujeto se bajó conmigo en el mismo paradero. Es decir: no pagó su pasaje.

Me hice todos los exámenes y tomé la micro de vuelta, que venía casi vacía, puesto que eran pasada las 9 de la mañana.

¿Una utopía?
Esta es la tercera vez que hablo acerca de los choferes de la locomoción colectiva de Concepción. Su trato deja mucho que desear. Obviamente no podemos meter a todos dentro del mismo saco, ya que hay choferes super buena onda, y otros que en realidad son unos verdaderos animales al volante. A estas alturas siento que nos metieron el dedo en la boca con la supuesta capacitación para los choferes. El año 2009 un chofer me trató de desgraciado porque le hice ver que casi me caigo de la micro al partir bruscamente. Y el 2008 el chofer me tiró el vuelto por pagar con pase escolar. ¿Pero qué se creen estos señores por Dios? Les damos de comer y nos tratan como si fuéramos porquería. No puede ser que porque no tenemos otra forma de ir al centro tengamos que soportar malos tratos, choferes locos al volante y viajes todo apretujados.

De todo esto, saco dos conclusiones. La primera: en las tres veces que he tenido problemas con choferes, las tres han sido mientras voy al médico, así que nunca más ire al médico en bus :P. Y la segunda conclusión: juntaré dinero y me compraré un auto. Así, nunca más seré pasado a llevar por estos susodichos conductores. :D
Con un auto así me conformo... ¿Para qué mas? :D (Tomado de link)
(Recuerda que ahora puedes comentar con tu cuenta de Face)

viernes, 9 de septiembre de 2011

144. ¿Dios se los llevó?

A las afueras de TVN recordando a quienes murieron
Es inevitable no emocionarse al ver los sucesos ocurridos durante la última semana. Me refiero al fatal accidente aéreo ocurrido el viernes de la semana pasada en el archipiélago de Juan Fernández. En este viaje viajaban 21 personas, entre quienes iban el reconocido animador de televisión Felipe Camiroaga y otros. ¿A qué iban a esa isla? Pues a ayudar en las labores de reconstrucción luego del fatídico terremoto que ocurrió el 27 de febrero del año pasado. Si bien es cierto la isla Róbinson Crusoe estaba a más de 500 km. del epicentro del terremoto, el tsunami que provocó este movimiento azotó con fuerza la pequeña aldea de San Juan Bautista. Es por ello que los mencionados 21 pasajeros iban a aquel lugar a continuar con esta ardua reconstrucción.

Pero este pequeño artículo lo escribo no para hacerles saber lo que ocurrió ese horrible día 2 de septiembre, ni mucho menos hablarles del terremoto. Todo el mundo sabe eso. Sin embargo, muchos ni siquiera saben algo muy elemental, que podría traer tranquilidad a los familiares de quienes perdieron a sus seres queridos en esa tragedia.

A lo largo de los días desde el accidente, he escuchado muchos comentarios de personas que insisten en creer que todo esto fue por voluntad de Dios, y en realidad no las culpo. Quizás a lo largo de los años eso es lo que han aprendido, y las comprendo. Pero continuar en la idea de que Dios se las llevó porque necesitaba ángeles en el cielo, o porque quienes murieron eran personas tan buenas que por eso Dios las necesitaba en el cielo, va en contra de toda lógica acerca de la naturaleza de Dios. No te preocupes: seré bastante breve.

Una verdad fundamental con respecto a Dios es que él "es amor" (1 Juan 4:8). Una pequeña ilustración, sencilla por cierto: si un hijo se porta muy bien con su padre, ¿acaso el padre lo mataría para tenerlo a su lado para siempre? Obviamente no: eso iría en contra del lógico amor que el padre siente por su hijo. Con Dios sucede lo mismo: iría en contra de su propia naturaleza el matar a alguien para tenerlo a su lado en el cielo. Él ES amor, por lo que es imposible que realice semejante acto en contra de su propia creación.

Te lo aseguro: Dios no quería esto
Cierto, quizás el término "matar" es muy fuerte. Pero es lo que indirectamente enseñan en las iglesias y en todos lados, ¿no? "Es que es la voluntad de Dios que pasen estas cosas" es igual a "Dios quiso que esa gente muriera". "Dios necesitaba angelitos en el cielo" es igual a "A Dios le faltaban ángeles, por eso mató a esa gente para poder llenar esos cupos". Pero la verdad es que Dios nunca quiso que la muerte se apoderara de la humanidad. Cuando creó a la primera pareja humana, la creó con la perspectiva de vivir para siempre. Lamentablemente, pecaron (Génesis 3:1-5), y por eso la muerte se extendió a todos: "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre [Adán] y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron"(Romanos 5:12). ¿Significa eso que no hay esperanza?

Es verdad que en momentos como estos es difícil encontrar el consuelo necesario. Pero Dios ofrece una esperanza maravillosa. Muy por el contrario de lo que enseñan por ahí, que Dios se lleva a la gente al cielo, dejando a sus familiares tristes acá en la tierra, la Biblia enseña algunas verdades básicas con respecto a cómo Dios nos ayuda en estos momentos tan difíciles:
Dios resucitará a quienes han muerto
  • "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios" (2 Corintios 1:3,4). Dios nos puede dar el consuelo necesario para sobrellevar la muerte de algún familiar.
  • "El mundo entero está bajo el maligno" (1 Juan 5:19). ¡Qué consuelo nos da el saber que Dios no es el causante de las desgracias de este mundo porque él NO CONTROLA ESTE MUNDO, sino su enemigo número 1: el Diablo. ¿Verdad que eso explica por qué hay tantos desastres en la actualidad?
  • "Dios es amor" (1 Juan 4:8). Como Dios es la personificación máxima del amor, nunca causaría un sufrimiento tan grande para los seres humanos como la muerte de alguien a quien queremos. ¿Se quedará entonces Dios de brazos cruzados mirando cómo la gente se muere? Claro que no.
  • "No os asombréis de esto, porque llegará la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida" (Juan 5:28, 29). Esa es la maravillosa esperanza que Dios nos ofrece: resucitará a nuestros seres queridos, y tendrán la oportunidad de vivir para siempre bajo el Reino de Dios (Juan 17:3).
Lo cierto es que el accidente ocurrió, y así como ellos están descansando en la muerte, muchas personas están en las mismas condiciones. Dios no se las llevó: eso tenlo por seguro. Dios no es cruel como para quitarle a las personas los seres que más aman. Muy por el contrario: la Biblia nos muestra que Dios ofrece la solución definitiva. Por fin, cuando llegue ese día: la muerte no será más, porque las cosas anteriores serán cosa del pasado (Apocalipsis 21:3, 4).
_____________________________________________

Estoy en las redes sociales
Estamos en Google+

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en mi página en Google+ y en Twitter. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!