viernes, 14 de agosto de 2009

088. La plaza de los versos

Ya han pasado casi 2 años desde que, el 23 de noviembre de 2007, dejé de tener clases en la enseñanza media. Siete días después, me licencié. En esos días recién me había trasladado de "Páginas Web Gratis" a "Blogger". Incluso, hice un especial con algunos recuerdos de aquellos cuatro años que pasé en el Colegio Adventista de Talcahuano.

Hoy se me cruzó por la mente escribir acerca de un suceso (y un lugar) que merecen aunque sea una consideración mínima. Si bien es cierto, esto ocurrió hace más de 2 años, siempre lo recuerdo con nostalgia. Para quienes compartieron mi enseñanza media (promoción 4º A 2007), especialmente los del electivo humanista, este artículo les puede ser de mucho interés. Hablaré de la famosa PLAZA DE LOS VERSOS. De hecho, un comentario, escrito hace mucho tiempo atrás, hablaba justamente de "los versos escritos con sangre en la ex-plaza de los versos".

Yo, en la plaza (mayo de 2007), antes de que se llamara Plaza de los Versos

En uno de mis primeros artículos les mostré cómo es el frontis de mi ex-colegio. En él se muestra un hermoso prado, ¿Se acuerdan?. En ese artículo (el número cuatro que escribí) hablaba de la famosa pileta y estatua que nunca se construyeron. En fin, hablando de la plaza, cuando se construyó (gracias al aporte del centro de padres y apoderados), la dejaron como una pequeña plazoleta y nada más. Sin embargo, en el electivo humanista surgía una idea muy interesante: crear la Plaza de los Versos, como un homenaje a la poesía y una forma de acercarla a los alumnos del colegio.

Pues bien, la idea comenzó a concretarse de a poco. No recuerdo muchas cosas, debido principalmente a que han pasado sus buenos años desde aquel entonces. Elaboramos un bosquejo con una inauguración que se realizaría en el mes de junio de 2007. Un acto, por decirlo así, donde el electivo y las principales autoridades del colegio darían por inaugurada aquella plaza. Pero, como era la Plaza de los Versos, obviamente tenía que tener algo distinto a las plazas comunes y corrientes. Y sí que lo tenía.

En una de las clases de Literatura e Identidad, nuestro profesor de Lenguaje, David Pincheira, trajo consigo un letrero. Curioso, lo quedé mirando. Y era muy hermoso: un letrero con un extracto de un poema (Véase foto).

La idea era ubicar en varios lugares letreros con poemas y demases para que los alumnos los leyeran mientras caminaban por la plaza. Unánime: fue aprobada la idea (idea copiada de la Universidad de Concepción, pero qué más da). Así que cada uno de los alumnos crearon 2 letreros con extractos de poemas. Una vez terminados, los acumulamos y los guardamos para ponerlas el día señalado en la plaza.

Se enviaron cartas de invitación a las autoridades del colegio (director, inspectores, capellán, etc.) para que estuvieran presentes en la ceremonia, además de algunos alumnos de los cursos de media para que asistieran a aquel evento. Con un lleno total se inauguró aquella plaza, un miércoles 6 de junio de 2007, en el frontis del colegio. Diana (una compañera de electivo) y yo dirigimos la ceremonia, donde se dieron discursos sobre la poesía, se dejó una sección de "Micrófono abierto" para quienes quisieran exponer sus poemas, y una coreografía realizada por algunas de mis compañeras de electivo.

Se cortó la cinta y se inauguró la plaza. Todos felices. Los letreros, blancos y hermosos, contrastaban con el bello verde de la placita. Todo era lindo. Pero... lamentablemente, no podemos decir lo mismo hoy, a 2 años, 2 meses y 8 días desde aquella inauguración.

El año pasado acostumbraba a ir a ver a los profes y saber cómo iban las cosas en el liceo. Yo tenía un presentimiento de que algo sucedería con aquella plaza. Tan sólo unos dos meses después de su gran inauguración los más de veinte carteles desaparecieron. Y se escuchaban rumores de la construcción de una iglesia justo encima del colegio (hablé de eso en el artículo citado al principio de este artículo). Lo curioso es que esperaron a que el electivo de 4to medio 2007 humanista se fuera del liceo, para que aquellas obras de construcción se llevaran a cabo.

Y justamente, eso ví cuando llegué al colegio. Una iglesia encima de la Plaza de los Versos. Ni siquiera estaba terminada. Igual me dio pena, pero no tenía derecho a alegar puesto que ya no estaba estudiando en ese lugar. Estadounidenses de la Iglesia Adventista construyeron una iglesia justo encima, siendo que detrás del colegio tenía espacio de sobra para construir tres iglesias si quisieran. Para corroborar mi hipótesis, pongo esta foto de "Google Earth", donde aparece justamente el terreno de mi colegio.

El sector delimitado con rojo es el terreno del colegio. En verde la Plaza de los Versos. Lo naranjo es el lugar donde actualmente está la iglesia, SOBRE la plaza. Pero notemos toooodo el terreno sobrante (delimitado de color azul) donde podrían haber instalado la iglesia...

Es lamentable que hayan destruído un lugar con ese. Era una plaza con una inversión no insignificante. Se puso bastante plata. El lugar era hermoso. La única forma de poder remediar esta situación sería creando una nueva Plaza de los Versos en todo el terreno sobrante del colegio. De esa forma, no sólo se contribuiría a hermosear el colegio, sino además, poder acercar la poesía al alumnado, algo muy importante en una sociedad donde la cultura y la escritura de a poco se deja de lado.

¡Que vuelva la Plaza de los Versos!.... mmmm...
En realidad me da la misma, total, ya ni voy al colegio jajajaja...

martes, 11 de agosto de 2009

087. Cruce donde quiera... bajo su responsabilidad

Orden y Patria... es Nuestro Lema... (foto tomada de www.elregional.cl)

En el número del 13 de junio de 2009 del diario "Las Últimas Noticias", en la página 2 aparece una noticia que me llama la atención: "Carabinera parteó a una mujer que cruzó mal la calle y la dejó llorando". Es decir, le cursó un parte por no cruzar la calle donde corresponde, ya sea en un paso cebra, o en la esquina. Es verdad que algunas veces es latoso ir a cruzar donde se debe, tomando en cuenta que hay algunas calles que no tienen ningún mísero paso cebra en más de 100 metros. Pero la Ley es la Ley. Si se cruza mal, lo que corresponde es un parte. Otra cosa es que los carabineros no se dediquen a hacerlo. Por lo tanto, no hay derecho a alegar por un parte que hayamos tocado si hemos cruzado a mitad de cuadra o con la luz roja del semáforo.

Ahora bien, lo que me parece más curioso es un comentario que, al final del artículo, escribe un tal Rafael Gumucio, referente al tema: "¿A quién se le ocurrió esta genial idea?", en la cual critica que los carabineros cursen partes al respecto. Parte de su argumento dice: "Al parece nos sobran tantos policias, que no se sabe en qué emplearlos. Importa ante todo hacernos sentir que están en todas partes, que castigan con la misma severidad ciega los descuidos y los crímenes".

Lamentablemente, este caballero ha llegado a conclusiones muy equivocadas. Es verdad que los carabineros tienen que preocuparse de los delincuentes y demases. Pero eso no significa que no vayan a controlar a los peatones porque no cumplen la ley. En ese caso no deberían dirigir el tránsito, ni tampoco pasar partes a los automovilistas por exceder el límite de velocidad o por saltarse un disco pare. Eso es ser poco equilibrado... irse al extremo. Tan al extremo que pensar que a los que no cruzan la calle como corresponde se les castigue de igual forma que a los violadores, asesinos o ladrones... sabemos que a alguien que cruce mal no le darán cadena perpetua o hartos años en la cárcel, como sí lo hacen con los delincuentes. Este individuo (Rafael Gumucio) está muy equivocado. Sus argumentos no convencen.

Cuando leí este artículo, se lo comenté a una amiga, y me dijo que encontraba injusto la situación, porque son tantos automovilistas que cruzan con luz roja y sólo a unos pocos los atajan para cursarles partes. Es lógico, los carabineros no están en todos lados. Así como no están pendientes de todos los que pasan con luz roja, tampoco están pendientes de todos los que cruzan indebidamente... de lo contrario los pobres carabineros se volverían locos. Por último, si alguien insiste en cruzar como se le de la regalada gana, puede hacerlo. Pero los accidentes no son precisamente accidentes... son imprudencias... irresponsabilidades... bien dice el famoso dicho: "Mejor perder un minuto de la vida, que la vida en un minuto". Saludos!

jueves, 6 de agosto de 2009

086. Una semana sin el computador... ¡Qué desafío!

Si ustedes habrán notado, durante estos últimos 15 días sólo he podido escribir dos artículos (el del premio, y el del "Club de los Dinosaurios"). La razón fue porque me hice un auto-desafío. Desde el domingo 19 al sábado 25 de julio, no ocuparía el computador bajo ninguna circunstancia. Era un desafío muy difícil, especialmente porque llevo 11 años de mi vida con un computador... por lo tanto estar frente al PC es ya parte de mi vida... aunque, siendo sincero, algunas veces deseo que no sea tan así. ¿Quieren saber cómo pude llevar a cabo este desafío? Continúa leyendo en las siguientes líneas...

Comienza el desafío...


Este es el PC que tuve que evitar durante 1 semana.

El domingo 19 de julio a las 0:00 hrs comenzó mi semana más complicada en muchos años. De verdad, me era muy complicado poder mantenerme sin ocupar el computador. Lamentablemente me he hecho un dependiente del PC, cosa que no me gusta. Hasta ese día no había hecho nada para poder contrarrestarlo. De hecho, mucho tiene que ver la obesidad y el sedentarismo con el ocupar el computador para chatear, ver fotos, etc. No quiero decir que yo sea obeso o sedentario. Quienes me conocer saben que soy muy flaco... contextura media... y que también salgo muy a menudo a predicarle a mis vecinos la verdad de la Biblia (Mateo 24:14). Sin embargo, el tiempo libre siempre lo ocupaba para chatear, escribir o amononar mi blog, entre otras cosas, pero siempre usando un computador, ya sea el Notebook o el Computador hogareño.

Por eso, comenzé mi desafío aquel día, con el pensamiento de que lo más probable era que iba a caer y no pasaría ni un día sin que ocupara el PC. Ese día domingo no tenía nada que hacer... mi bicicleta estaba mala, por lo tanto no podía salir a andar en ella. Tampoco podía ocupar el computador, por las razones ya expuestas anteriormente. ¿Qué hice entonces? Pues como siempre, en las mañanas ayudo en los quehaceres del hogar... tuve que entretenerme con el Nintendo original que compramos a medias con mi hermano Andrés, con el Gyruss, un excelente juego de los ochenta.


Arreglando la bicicleta

El martes, ocupando algo de mi dinero que aun me queda de mis dos sueldos obtenidos cuando trabajé, por fin pude arreglar mi bicicleta. Hace como 10 meses pasaba por Atenas (una calle de mi población, no crean que fui a aquella ciudad Griega), cuando sentí un pinchazo en la rueda trasera de mi bici. Un clavo de unos 8 centímetros atravesó la rueda de lado a lado, perforando de forma definitiva la cámara de la rueda, que ya tenía unos 5 parches. Gonzalo, amigo de mi barrio, me acompañó a repararla. En el taller de bicicletas, luego de haber cambiado la cámara, pregunté por el precio final por aquel cambio: $1000.-, lo cual encontré muy barato. Sin embargo, al pasarme la bicicleta, nota que el manubrio de ésta está suelto, por lo que simplemente la apreta con una herramienta especial. Luego me dice: "Son $2400". Me jodieron...

Mi bici, luego de ser arreglada. Esta bicicleta tiene ya 8 años.

Pero igual, estoy feliz porque por fin pude salir a andar en bicicleta. Aprovechando que Gonzalo también tiene una, salimos juntos a dar una vuelta por la ciclovía que hay en mi población. Sin embargo, a las 6 nos entramos, porque ya estaba casi oscuro y hacía mucho frío.

Cada vez falta menos...

Es verdad, cada vez que pasaba cerca del computador, sentía unas ganas de ocuparlo, poder jugar y otras cosas. Ya era viernes, sólo me quedaban dos días para terminar el desafío, y hasta el momento lo había logrado. Ese día decidí salir solo a andar en bicicleta. Aproveché de pasar a casas de amistades para pasar el rato. Eso me ayudó a cultivar un poco más mis amistades. De hecho, muy pronto inauguraré mi nueva sección en "Donde Panchito": Viajando con Panchito. De eso les comentaré en artículos posteriores.

En fin, el día sábado era mi último día con mi super desafío... hasta ese día había logrado, con muchas dificultades, no usar el computador y utilizar el tiempo ya sea para salir a andar en bicicleta, ir a casas de amigos, predicar u otras cosas. Así, el domingo 26 de julio a las 0:00 horas se acabó mi súper desafío y muy contento pude el domingo en la noche revisar mi correo, chatear y ver mi blog.

Ahora bien, obviamente saqué lecciones para mi vida. No dependo del computador para gastar mi tiempo libre. Aprendí que puedo hacer muchas cosas que no necesariamente se hacen con un PC. Andar en bicicleta, por ejemplo, me relaja y me ayuda a olvidarme de mis preocupaciones. Ir a donde mis amigos me ayuda a poder estrechar mi relación con ellos y tener una amistad más duradera. Lamentablemente no puedo dejar completamente el computador, porque ya está muy arraigado en mí, pero intentaré en lo posible limitar su uso, lo que sin lugar a dudas será beneficioso, no solamente para mí, sino para cualquier persona que lo intente. Saludos y nos vemos en el siguiente artículo.