martes, 9 de junio de 2009

078. ¿Qué ha sido de mí?

Estamos en la mitad de esta cuarta temporada y vamos viento en popa. Agradezco mucho a ustedes por su fidelidad y por leer mis artículos. 

Pues bien, desde mucho tiempo que no les cuento acerca de mi vida. En realidad no es mucho, pero en estos últimos meses han ocurrido cosas importantes que han marcado mi existencia. Siendo sincero, desde hacía mucho tiempo que no me dedicaba a escribir un nuevo artículo. Todos los artículos publicados anteriormente a éste, estaba programados desde abril :P. Es que no he tenido tiempo para dedicarme al blog, y las razones las conocerán a continuación.

Esta es la Universidad que amé detesté durante un año de mi vida.

Cuando creé este blog, les dí a conocer mis intenciones de no entrar a la Universidad. Durante 1 año estuve soportando ese suplicio (claro, quizás para algunos no lo es, puesto que deseaban entrar ahí, pero a mi me obligaron a entrar). Estudié Pedagogía en Español, una hermosa odiosa carrera (por lo menos para mí), en donde te preparan para ser un profesor de lenguaje (tipo Pincheria o similar, para quien lo entienda). O sea, a la larga, estudias 5 años o más por culpa de los profes mala onda, jetones, que te hacen la vida imposible debido a tu incapacidad de aprobar los ramos, para que al final estés soportando durante toda tu vida laboral de esos mocosos imsoportables agadables alumnos de enseñanza media (secundaria, o "a medias" como se le dicen en algunos lugares :P), que lo único que hacen es calentar el asiento en las horas de clases y hacerte tu trabajo casi imposible.

Después de un año, decidí hablar con mi padre sobre mis deseos de abandonar la universidad. Estuve tres horas convenciéndolo hasta que él de mala gana accedió a mis peticiones (yo le argumentaba que no yendo a la universidad sería realmente feliz). Claro, a cambio me indicó que tenía un mes para encontrar empleo. Y me tiré al abordaje... total, ¿Qué tan difícil era encontrar un empleo de acuerdo con mis espectativas?

Pero la cosa no ha estado fácil. La crisis ha afectado a mi ciudad, por lo que me costaba encontrar trabajo. Además, debemos considerar que debía encontrar un empleo que me dejara tiempo libre para poder dar a conocer las verdades de la Biblia a la gente, como buen cristiano que soy (Mateo 2:14; 28:19, 20). Así que estuve buscando empleo no sólo por un mes, sino durante dos meses, tanto por internet, como por ir a dejar mis currículums personalmente a ciertos lugares. Un día de esos, se me ocurrió ir a dejar uno a "CorreosChile". Cuando lo dejé, me dijeron que era muy difícil que me contrataran, debido a la cantidad de currículums que han dejado en la empresa. Yo insistí en dejar mi currículum, y me lo aceptaron.

Pasaron los días, hasta el 4 de mayo. Estaba tomando desayuno hasta que una llamada me cambió la vida.

- ¿Francisco Albornoz?
- Sí, con él. ¿Qué desea?
- Te llamamos de "CorreosChile". Tú hace unas semanas dejaste un currículum para postular a un empleo, ¿verdad?
- Sí.
- Te necesitamos mañana a las 8.30 horas para que hagas un reemplazo por dos meses. ¿Tienes trabajo?
- No, aún no, así que con gusto acepto su trabajo. 

Así que el martes 5 de mayo entré a la empresa como reemplazante de cartero. Durante ese día un cartero me enseñó cómo repartir las cartas y ordenarlas por calle, número y cuadra. Un trabajo que al principio lo encontré agotador, pero que con el correr de los días se me fue alivianando. Por poner un ejemplo, los primeros días llegaba del trabajo tipo 8 de la noche. Hoy llego a las 5 de la tarde. Se nota la diferencia, ¿no?

Esta es una de las tantas oficinas de la empresa que me dará empleo teóricamente hasta fines de este mes.

Así que, gracias a Dios, pude conseguir empleo de cartero en "Correos Chile", en la sucursal de Concepción. Y de verdad que es una pega muy entretenida, aunque algo cansadora. Se recorre la ciudad y se conoce gente nueva. Además me gano unos pesitos que nunca están de más. Obviamente en mi blog les contaré algunas anécdotas que me han ocurrido en este mes de trabajo. 

¿Quién dijo que no se pude conseguir empleo en tiempos de crisis? "Querer es poder". Pero falta saber si soy feliz con esto, porque recordemos que ese fue el argumento que le di a mi padre cuando decidí abandonar la Universidad. Y la respuesta es: ¡¡SI!! Estoy más que feliz, porque me sobra tiempo para hacer mis otras actividades, especialmente las espirituales, que son las más importantes. Gracias a Dios. ¡Saludos y espero sus comentarios!

Yo, con mi uniforme, listo para ganarme mis pesitos destrozándome los pies. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado/a lector/a: agradezco tu tiempo al leer este artículo. Si gustas, puedes dejarme tus impresiones, tanto por medio de Facebook (el formulario está un poco más arriba), por medio de tu cuenta de Gmail, o de forma anónima (en el formulario más abajo. Agradecería que me dejaras tu nombre).

Por favor, evita comentar con groserías, insultos o frases de doble sentido. Muéstrame lo mejor de tu ortografía . No me hago responsable por comentarios de terceros. Recuerda que cada comentario lo respondo a la brevedad. Vuelve en un par de días y lee la respuesta. :D