lunes, 23 de junio de 2008

033. Mi vida post media

¿Nadie se ha preguntado "¿Qué ha sido de Francisco después de la Media?"? Pues ya saben que estoy estudiando Pedagogía en Español en la Universidad de Concepción. Pero... quisiera contarles a grandes razgos qué ha sido de mí cuando entré a clases.

Debo reconocer que el primer día de clases sencillamente no fui porque nunca encontré la sala 210 de la Facultad de Educación. Claro, pregunté como cuatro veces dónde quedaba esa burrada de sala. Estuve una hora buscándola pero no la hallé. Cansado y enojado, me devolví. Claro, no podía quedarme sin ir a clases. Me demoré 2 semanas en adaptarme a este nuevo mundo... mundo que a toda costa quise evitar, pero que no me resultó.

De a poco comencé a conocer a mis nuevos compañeros... y de a poco me comencé a aprender las salas, jeje. El primer mes fue un desastre... no entendía nada. Hacían repasos de la enseñanza media, pero yo nunca había visto esas cosas en mi vida. No estoy diciendo que los profes de mi ex-colegio son malos, porque no lo son. Quizás no alcanzaron a pasar todo el contenido en los cuatro años. 

Abril... podríamos decir que fue el repunte. Ya me comenzó a ir mejor en los certámenes y exámenes... claro, no eran excelentes notas, pero mejor que en marzo. Y cuando estaba de lo mejor, ya completamente acostumbrado a esa burrada de Universidad... ¡Zas! Nos vamos a paro el 30 de abril. Todos pensábamos que no duraría mucho... craso error. Casi dos meses sin nada de clases. Nos atrasamos enormemente y todo lo que me había costado acostumbrarme al ritmo de la Universidad lo olvidé.

No crean que estuve holgazaneando en casa. Aproveché de pasar materia al limpio y, por supuesto, predicar las buenas nuevas del Reino de Dios (Mateo 24:14; 28:19,20). El jueves pasado volví a clases... y ahora ronda por mi mente la idea de abandonar la Universidad porque no está hecha para mí. No soy Universitario, aunque me esfuerze por serlo. Quizás los que lean este artículo encuentren que soy idiota por desaprovechar la oportunidad de conseguir mejores condiciones económicas. ¿Qué acaso esas riquezas me salvarán en el día del fin? Obvio que no. ¿Qué hace un cristiano gastando su juventud en estudiar más y llenarse la mente de filosofías y materias que casi ni usaré?

Dudo mucho conseguir trabajo. Pero, obviamente, no quiero ser un vago. Y es lógico. Nadie piensa mantenerme. Pero, ¿acaso puedo dudar de que Dios me dejará solo? Recuerden: "Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de Dios, y todas estas otras cosas les serán añadidas" (Mateo 6:33 TNM). Por lo menos puedo desahogarme aquí. Anda a decirle a mi padre que quiero abandonar la "U". Ya tendría dos dientes menos... mmm... creo que exagero. Pero lo más probable es que me va a decir unas cuantas cosas. Pero, ¿qué más da? Prefiero eso a malgastar mi juventud en cosas que simplemente son vanidad...

viernes, 13 de junio de 2008

032. Campeonato de Ping Pong

Increíble cómo pasa el tiempo. Más de dos años con este lugar, y de lleno con la tercera temporada de mi blog. Me siento satisfecho por ello.

Yo no soy de esos que se lo pasan encerrado en su casa. Claro, antes, en básica y a principio de media, sólo me lo pasaba en el computador jugando, jugando y jugando. Si bien es cierto en la actualidad todavía utilizo frecuentemente el computador (de lo contrario, ¿Cómo tendría este blog en funcionamiento?), a lo largo de los años me he dado cuenta que, entre estar ocupando un PC y compartir con los amigos, lo paso mejor juntándome con mis amigos. Y cuando lo hago, sí que lo paso bien. Al fin y al cabo, estas palabras del sabio rey Salomón son muy ciertas: "Un compañero verdadero ama en todo tiempo, y es un hermano nacido para cuando hay angustia" (Proverbios 17:17, TNM).

Es por ello que las fotos que les presentaré a continuación (4 en total) corresponde al primer campeonato de Ping Pong realizado el 16 de febrero de 2007, en casa de mi gran amigo Luis. Los que participaron en este campeonato fueron: Cristián Albornoz, Luis Venegas, Ismenar Venegas, Marion Mellado y yo. He aquí las fotos:

  Soy sólo un simple joven, común y corriente, que gusta de pasarlo bien con sus amigos. ¿A quién no? Saludos y ¡¡a comentar se ha dicho!!

domingo, 8 de junio de 2008

031. Para que se diviertan un rato

Actualización 01/04/17: La sección "Frases de Oro" ha desaparecido. Sin embargo, las frases publicadas aun pueden ser consultadas bajo esa etiqueta, pero ya no se escribirán más artículos de "Frases de Oro".
Ya hemos llegado al sexto mes del año... ¡Cómo pasa el tiempo! Y, como les prometí, aquí les traigo más frases de oro para que se diviertan un rato. 

71. En los computadores que están que no que los desechan.
72. Esto se complementan los dos.
73. El peso está repartido por todo su peso.
74. Menos dos al cuadrado es dos.
75. Hoy van a dar el programa "Usted quiere ser millonario".
76. El siglo cuarto, es decir, XI.
77. El cadáver estaba muerto.
78. Las palabras llenas o graves.
79. No se daba cuenta que observaba el vaio.
80. Querían transformar los metales en oro y plata por medio de una transformación.
81. El sol reflejó un reflejo en la tierra.
82. 18 más 4 son 27.
83. Cero partido por cuatro son cuatro.
84. El siglo cuarto es VI.
85. Alumno: Usted se debe estar refiriendo al terremoto de la década de los noventa, ¿no?
      Profesor: No, me refiero al terremoto del año 95 ó 96.
86. ¡Súbela para arriba! ¡Súbela para arriba!
87. Estas son mis notas de lanoratorio.
88. Si tenemos que ir a la luna a jugar con los marcianos... ¡tendremos que ir con personalidad, pues!
89. El próximo lunes no es feriado, pero es sanduis.
90. La historia se trata de un joven que la historia con una joven.
91. Huno un día uno de ellos obtuvo el poder.
92. ¿Cómo fue esa experimentalada?
93. - ¿Cómo entró?
      - Entrando.
94. ¿Has entrado allá para adentro?
95. Uno elevado al cuadrado es nueve.
96. Y jugó 28 partidos jugados.
97. Profesor: ¿Dónde está la meninges?
      Alumno: En los ovarios.
98. - Mi gato está bien, pero está tuerto.
      - Tuerto de un ojo, ¿no?
99. ¿Sabes silbar para adentro? Es lo mismo que silbar para afuera, pero para adentro.
100. El Érickson estuvo ocioso por ver al caballero.

Y ojo, que hay muchas más. Sólo tengan paciencia. :D