sábado, 25 de enero de 2020

350. ¿Será una invención el calentamiento global?

La mayoría de nosotros estamos conscientes del daño que le hemos hecho a la tierra. Pero no son pocos los que piensan que todo está bien Vivimos tiempos complicados. Eso no es muy difícil de constatar. En el ámbito climático, desde hace ya varios años que se nos está advirtiendo sobre lo que está ocurriendo con nuestro pobre planeta. Las consecuencias de cómo hemos tratado a nuestro hogar saltan a la vista: incendios forestales (por ejemplo en Australia o aquí mismo en Chile), sequías prolongadas, lluvias torrenciales, derretimiento de los hielos, entre muchas otras.

Sin embargo, aunque cueste creerlo, no son pocas las personas que creen que es una invención esto del calentamiento global. Que el cambio climático tan acelerado que vivimos es "normal" y que no deberíamos preocuparnos. Dicho esto, no sé qué es más preocupante: el calentamiento global, o esta gente que no hará nada por el planeta porque piensa que todo va bien. Y ojo, que este pensamiento no es de hace unos meses atrás. Hace años que hay gente que sigue con su vida como si nada sucediese.

Verán: mientras estaba preparando el inicio de esta temporada, comencé a leer artículos antiguos de mi blog... ya saben: de esos de los años 2007 al 2009. El artículo 044 tiene un título muy acertado: "¿Acaso nadie lo cree?", haciendo alusión a que ya había gente que no creía en el calentamiento global y en sus consecuencias. El artículo, honestamente, no es contundente. Estamos hablando de los albores de mi blog. Sin embargo, en los comentarios se dio una interesante conversación. Y me detuve en un comentario que se hizo en aquel entonces, y que sencillamente alarma.

Imagen usada en el artíclo 044, del año 2008
¿Me creerás si te digo que una persona comentó que el calentamiento global es una realidad, pero que el motivo de su existencia son "las hojas podridas del otoño"? No: no es una broma. Ese argumento usó Yenny en uno de los comentarios. Claramente se lo refuté. Aquí les dejo el comentario, sacado directamente del artículo anteriormente citado.


No voy a entrar en detalles sobre si realmente los gobiernos se aprovechan de esta situación para sacar más dinero mediante impuesto. Eso es cuestionable. Pero... ¿echarle la culpa del aumento de la temperatura a los volcanes y las hojas de los árboles que caen en otoño? Pensemos un momento. Si fuera realmente así, entonces... ¿Por qué no subió la temperatura de la tierra antes de la revolución industrial? Siempre ha existido el otoño, y siempre han habido erupciones volcánicas, pero el aumento de la temperatura del planeta comenzó justo cuando se industrializó la sociedad humana. ¿Coincidencia? No lo creo.

Este volcán no es el culpable del desastre que hemos creado
Pensar que la catástrofe climática que nos afecta es una utopía es peligroso. Pensar así no nos motiva a actuar en favor de la Tierra. Amigo/a lector/a: el calentamiento global no es una invención. No es un chamullo de Estados Unidos para jodernos. Es una triste realidad. Y mientras llega la solución definitiva a este y otros problemas, no dejemos que esta clase de pensamientos hagan que no vale la pena cuidar nuestro planeta porque todo va bien. Te lo digo en serio: esto NO va bien.

¡Hasta un siguiente artículo!

Suscríbete a mis artículos
Ingresa tu correo y cuando publique nuevos artículos te llegarán a tu bandeja de entrada ^^
Comparte si te ha gustado:

miércoles, 22 de enero de 2020

349. Inicio temporada 15 - ¿Qué habrá de nuevo?

Y ya estamos en la temporada 15, año 2020, de "Donde Panchito". En este primer artículo de la temporada entérate de lo que se viene para este año. ¡Gracias por seguir aquí en mi blog!

Bienvenidos, queridos lectores, a la temporada 2020 de Donde Panchito. Ya son 15 temporadas con ustedes, y me siento feliz de continuar con este blog. Estoy bastante entusiasmado, porque pretendo este año hacer un poco más de promoción para que me puedan seguir y que más personas lleguen a Donde Panchito. Estas son las novedades para este año:

a. Suscríbete a los artículos: al final de cada artículo podrás suscribirte a mi blog, ingresando tu correo electrónico. De esta manera, cada vez que escriba un nuevo artículo, podrás recibirlo en tu bandeja de entrada. ¡Así de fácil!

b. Redes sociales: ya saben que estoy en Facebook e Instagram. Aprovecho de invitarlos a que me apoyen siguiéndome en esos lugares. Pero, también, haré un esfuerzo por estar al día en Twitter. Así que, si estás en aquella red social, puedes seguirme también.

c. Videoblog: durante el año 2018 hice varios vídeos que a mis lectores les gustó. Sin embargo, el año pasado dejé eso de lado, no porque no me gustara, sino porque tiempo no tenía para hacerlos. Además, tuve que vender mi notebook que tenía potencia suficiente para hacer vídeos de calidad sin que se pegase el computador. Ahora tengo un netbook algo básico, por lo que se me hace difícil. Procuraré retomarlo apenas pueda. Me gusta hacer vídeos.

d. Más artículos: tengo más de 40 artículos beta, listos para escribir y publicar. Así que esta temporada tendrá, por lo menos, la misma cantidad de artículos que el 2019... eso espero.

e. ¿Te ha gustado lo que has leído? Al final de cada artículo verás enlaces para compartir en diferentes lugares, incluyendo Facebook, Twitter y Whatsapp. Utilízalos y viraliza mi contenido :D Además, podrás comentar con tu cuenta de Facebook en los artículos de esta temporada.

f. Para quienes tienen mi Whatsapp, podrán ver las actualizaciones de mi blog en el apartado "Estado", donde subiré los últimos artículos que vaya escribiendo.

Como siempre, muchísimas gracias por leerme y seguirme, y espero estar a la altura de lo que quieren leer en esta temporada que doy por iniciada. ¡Nos vemos en el siguiente artículo!

Suscríbete a mis artículos
Ingresa tu correo y cuando publique nuevos artículos te llegarán a tu bandeja de entrada ^^
Comenta utilizando tu cuenta de Facebook:

Compártelo por otros lados:

martes, 31 de diciembre de 2019

348. Fin temporada 14: Un año menos


Como todos los años, la gente se junta esta noche en familia o con amigos a celebrar la llegada de un nuevo año. Junto con ello, se hacen los buenos deseos y los propósitos para el 2020, esperando que sea mucho mejor que el año que ya está próximo a irse. Y bueno, como todos los años, aquí vengo a decirles que no. NO será mejor el año 2020. Sin embargo, debo tenerlos lateados diciendo siempre lo mismo cada fin de año. Por lo que este artículo, el último de la presente temporada, tendrá otro enfoque. Un enfoque más positivo.

sábado, 28 de diciembre de 2019

347. "¡Me han asaltado!"


Hace unos dos años, mientras trabajaba en un Pronto Copec en la noche, me sucedió una historia un tanto curiosa que hoy quiero relatarles. Es breve, así que no les tomaré mucho de su tiempo.

A eso de las 6:30 de la mañana, cuando estaba comenzando a amanecer, llega un chico de unos veinticinco años de edad al local de comida, en evidente estado de ebriedad... digamos que estaba corriendo fuerte el viento, o que estaba temblando fuerte. No podía caminar bien. Se notaba que lo había pasado chupete en alguna discoteque, y ahora estaba desorientado o algo por el estilo. Lo cierto es que, entrando al local, grita: "¡Me han asaltado!"y se va.

Mis compañeros, los pocos clientes que habían y yo quedamos pasmados. No sabíamos qué hacer. Una de mis compañeras me sugiere que vaya afuera a hablar con él, y lograr sacar algo más de información. Así que fui y le inquirí sobre su asalto.

Entre todos los sonidos que pronunció, me indicaba que había sido asaltado una vez que salió de una discoteque e iba rumbo a casa. Obviamente yo pensaba llamar a la policía. Parafraseando, se suscitó el siguiente diálogo:

Yo: Ya pero, ¿qué te robaron?
Joven: Nada, no me robaron nada, pero me robaron...
Yo: ¿Cómo puede ser posible que te roben, pero que no te roben nada? Entonces no te robaron po.
Joven: No si me robaron. Le juro que fue así.
Yo: ¿Y dónde te robaron?
Joven: En el kilómetro 10, cerca del peaje Chaimávida.

Ahí quedé plop. ¿En el kilómetro 10, cerca del peaje Chaimávida? Primero, el peaje mencionado no existe hace como mínimo 5 años. Segundo, el kilómetro 10, donde estaba ese peaje, estaba a unos 12 km de donde estábamos nosotros, y más encima en otra carretera (véase mapa al final de este párrafo). Y tercero: el kilómetro 10 como tal ya no existe, ya que con la construcción de la nueva carretera, ahora era el kilómetro 65 aproximadamente. Le pedí que me apuntara hacia dónde fue que lo asaltaron, y me apuntó hacia el norte. Y resulta que el lugar que me mencionó que le robaron queda al este
Igual caminó harto desde el "Kilómetro 10" hasta mi extrabajo
"Este cabro no sabe dónde está parado", pensé. De todas formas decidí llamar a la policía. Quizá efectivamente lo asaltaron y el no recuerda dónde fue. Así que los llamé. Llegaron en unos 15 minutos. Se bajaron de la patrulla y, cuando les indiqué lo que pasó, mostrándoles al joven, dijeron: "¿Tú otra vez?".

Les pregunté a los policías por qué "Otra vez". "Lo que sucede es que es la tercera o cuarta vez que nos llaman porque lo asaltaron. Y resulta que dice que lo asaltaron pero es mentira. Quiere que lo llevemos a casa. Lo llevamos y resulta que se vuelve a salir"

¡Vaya! Quería locomoción gratis para ir a donde quisiera a tomarse unas copas y después que lo fueran a dejar. ¡Qué chistoso! Finalmente se lo llevaron por "tercera o cuarta vez" a su casa.

Y ese es el final de esta pequeña historia. Espero que les haya gustado. Nos vemos en un siguiente artículo, aquí Donde Panchito.

martes, 3 de diciembre de 2019

346. Endeudándose para estudiar

¿Sabías que aun estoy pagando una deuda que contraje para estudiar en la Universidad? Amigos: se los digo en serio. No pierdan su tiempo en eso

Llegamos al último mes del año. Un año bastante movido socialmente hablando acá en Chile. Pero, fuera de eso, en mi vida todo va bien. Hoy con mi esposa cumplimos 3 años de matrimonio - sí, créanlo... pareciera que no hace mucho que escribí el artículo "Señor Panchito" contándoles sobre mi casamiento (Artículo 0229. Señor Panchito). Tenemos una vida feliz, con altos y bajos, pero todo bien gracias a Dios. Tengo un trabajo que me permite mantener mi familia y muchos amigos que me hacen la vida más amena. Espiritualmente hablando, todo súper bien. Pero hay una pequeña piedra que me impide decir que estoy 100% tranquilo. Y tiene que ver con algo que hice hace más de 10 años, aun cuando no quería hacerlo: ir a la Universidad.

Quienes me leen desde los inicios del sitio web y blog, quizá se acordarán cuando, en aquel lejano 2008 les comentaba que no quería ir a la Universidad. "No tenía muchas ganas de gastar más años de mi juventud en algo que quizás no me sirva para nada", escribí en esa oportunidad (Artículo 0007. Disfrutando de las vacaciones) Y hoy, casi 12 años después de haber escrito eso, sigo pensando igual: ir a la Universidad no sirve para nada. No te asegura tener trabajo. Mírenme a mí: no terminé mi carrera y aquí estoy... no me he muerto de hambre. Pero, al margen de eso, puedo contarles que, para estudiar en la Universidad durante ese año 2008, tuve que endeudarme. Claro, mi familia no contaba con los recursos para pagar la totalidad de las mensualidades y matrícula para estudiar, así que me dieron el Crédito Solidario que otorga el Estado.

Pues bien, el resto de la historia ya la conocen. Abandoné la Universidad y comencé a trabajar (más detalles en los artículos 0033. Mi vida post media y 0078. ¿Qué ha sido de mi?). En el 2011, la Universidad comenzó a exigir el pago del préstamo. La deuda ascendía a 35.9 UTM (Unidades Tributarias Mensuales), que en pesos chilenos de ese año era de $1.400.853.- Todos los años he tenido que declarar cuánto gano y, de ahí, me sacan un porcentaje que debo ir pagando. Durante estos años (desde el 2011 al 2018) he pagado 13,004 UTM ($645.297 actuales).

Al hacer la resta entre lo que debía y lo que he pagado, podemos deducir que he pagado casi la mitad de la deuda, ya que aun me queda por pagar $755.556.- Pero, aquí viene el truco (o los trucos): la deuda está expresada en UTM, no en pesos. Y la UTM sube todos los meses. Además, todos los años me cobran intereses.

Metiéndome en la página de la Universidad, pude constatar que, luego haber hecho los pagos que he mencionado ($645.297), aun me queda por pagar la increíble suma de $1.573.098. ¡Más de lo que debía al principio! ¿Tiene algo de lógica eso? Para nada: es un robo legal. Me han robado más de $600.000, y la ley lo permite. ¿Y qué pasaría si no pago? ¿O si un año no declaro lo que he ganado? Pueden ejercer acciones judiciales en mi contra, meterme en DICOM por moroso, e incluso pagar con cárcel si no cancelo la totalidad de la deuda.


Pantallazo de la Universidad donde se ve que aun debo más de 1,5 millones de pesos
¿Cuál es mi consejo? ¡Jamás se endeuden para estudiar! Claro, quizá hayan muchos que no tienen los recursos para poder estudiar en la Universidad, o que estudiar es un derecho que debe ser gratis, pero... ¿Es realmente necesario ir a la U para ganarse la vida? ¿Es realmente la clave del éxito gastar 6 o más años de tu juventud en un lugar donde, aunque te entreguen tu título, no pueden asegurarte de que trabajarás en lo que estudiaste? El mundo es muy volátil, por lo que nadie puede prometerte el éxito por ir a la Universidad. Soy  la prueba viviente de que, sin títulos ni estudios superiores, uno puede ganarse la vida. Piénsalo... yo sólo estudié un año y miren lo que debo... ¿Te has puesto a pensar si estudias 6, 8 o 10 años? De verdad... piénsalo...
Suscríbete a mis artículos
Ingresa tu correo y cuando publique nuevos artículos te llegarán a tu bandeja de entrada ^^
Comparte si te ha gustado:

viernes, 25 de octubre de 2019

345. Canciones - "Somos hijos de la tierra" (Los Jaivas)


A lo largo de mi blog he publicado varias canciones que me gustan, de diferentes artistas, y en diferentes épocas. Pero nunca había hablado de un grupo o cantante de mi país. Y hoy será la primera vez que lo haga: el Grupo Chileno Los Jaivas tiene unos temazos como Mira Niñita o Sube a nacer conmigo, hermano. Pero hoy les traigo una canción que, personalmente, me encanta, y tiene una pequeña historia digna de contar.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

344. Se quema el Amazonas

Con estupor vi en las noticias semanas atrás los incendios forestales en la amazonía, el principal pulmón del planeta, y cómo se iba destruyendo a un ritmo alarmante. Me dio mucha rabia ver cómo los intereses de unos pocos (y su dinero) priman por sobre algo tan básico como el aire que respiramos. Independiente del o los motivos por los cuales comenzó este desastre (dicen que era para dejar terrenos aptos para la ganadería, pero qué más da), lo cierto es que estamos llegando a un punto crítico de la historia de la humanidad, a tal punto de que, si seguimos al ritmo que vamos, en unos 30 años la tierra será un desastre, y todo por culpa de quienes deberíamos cuidarla.

miércoles, 21 de agosto de 2019

343. Nacionalismo, parte 2 y final

A principios de este mes inicié una pequeña serie de 2 artículos, referente al nacionalismo, y lo absurdo que llega a ser. Tomé como ejemplo los campeonatos de futbol, donde muchos, más que disfrutar de buen futbol, se dedican a insultar a otros tan sólo por ser de otro país, y se sienten superiores al resto tan solo por ser de un país en específico.

La cosa es clara: todos somos iguales, y a mi no me daría orgullo sentirme superior a los demás sólo porque soy de Chile, ni tampoco iría a matar a personas que son exactamente iguales a mi en una guerra sólo porque no son chilenos. No: no me daría orgullo. Me daría vergüenza.

domingo, 11 de agosto de 2019

342. Experiencias de un simple cajero 14

¡Estamos ya en pleno mes de agosto! Increíble: el tiempo pasa volando y me estoy acercando con rapidez a las tres décadas de vida. Y aquí sigo con este blog, en su temporada número 14. Apropósito: tal como les conté en las redes sociales, estoy preparando, luego de varios meses, un vídeo para ustedes. Pronto sabrán de qué se trata. Mientras tanto, veamos algunas nuevas experiencias como cajero, en mis más de nueve años en ese oficio.

lunes, 5 de agosto de 2019

341. Nacionalismo, parte 1

Nota: Amigos y lectores de mi blog. Ya está habilitada la caja de comentarios de Facebook para que puedas comentar usando tu cuenta de esa red social. Es muy fácil. Lee el artículo y, al final de este, encontrarás la caja para comentar. ¡Los espero!

Brasil campeón (Tomado de Wikipedia)
Hace un tiempo atrás terminó la Copa América, torneo de futbol donde se enfrentan diez países sudamericanos más dos invitados, y en donde todos aspiran a ser los campeones: ser los mejores de América. Años atrás hablé un poquito sobre esta copa, y lo incómodo que resulta cuando tu país gana y quieres seguir con tu vida normalmente, sin poder hacerlo porque todos celebran, no respetando tu derecho a no hacerlo.
Pero, fuera del espectáculo que se ve en estas copas (yo vi varios partidos de la Copa América), hay un sentimiento en común que impregna, no solamente este torneo, sino cualquier competición en general. Con ustedes, el nacionalismo.

domingo, 23 de junio de 2019