314. Al concierto de 31 minutos

Share:

Cuando era niño, teniendo unos 12 años, me gustaba una serie de televisión que daban en TVN. Su nombre: 31 minutos. Lo particular de esta serie es que sus protagonistas no eran seres humanos, ni dibujos animados. Todos eran títeres. Estos personajes trabajaban en un canal de televisión, específicamente en un noticiero, llamado justamente 31 minutos, y que le da el nombre a la serie.

Me entretenía mucho con sus historias y las payasadas que pasaban. También me hacían pensar cuando daban la "Nota Verde" de Juan Carlos Bodoque. Y el ranking de canciones (tres por semana) era sencillamente genial.

Conforme fue pasando el tiempo, fui creciendo y quedaron lindos recuerdos de esta serie. Claro, seguían dándolo, tanto por la televisión pública como por la de pago. Pero los quehaceres y mis responsabilidades no me dejaban mucho tiempo para verlos.

A principios de agosto, mediante el instagram de 31 minutos, me entero que están haciendo un tour por el país, llamado "Tremendo Tulio Tour", y que el 18 de agosto se presentarían en Concepción, ciudad donde vivo. Era una linda oportunidad de volver a recordar mis tiempos de niñez, donde disfrutaba de esta serie, sin tantas preocupaciones fuera de las escolares.

Le comenté a mi esposa y le entusiasmó la idea, así que compramos 2 entradas e hicimos los arreglos para poder ir ese día sábado al concierto de 31 minutos. Y esto fue lo que sucedió.

Llegando al Gimnasio

Fila para ingresar al Gimnasio
El concierto estaba programado para las 19 horas del sábado 18 de agosto en el Gimnasio Municipal de Concepción. Intuía que se llenaría, no solamente de niños, sino de muchos que, como yo, querían recordar su infancia. Así que, luego de hacer algunas compras, llegamos al Gimnasio a eso de las 5 y media de la tarde. Éramos como los sextos de la fila de vehículos para entrar al estacionamiento. En eso, conforme fueron pasando los minutos, la fila de vehículos creció desproporcionalmente, y mucha gente comenzó a llegar a pie. Los carabineros comenzaron a hacernos rodear el Gimnasio en auto para que la fila avanzara sin hacer taco en la carretera. La cosa es que, finalmente, a las 6 y cuarto de la tarde, logramos estacionarnos dentro del gimnasio.

Hacíamos la fila para ingresar cuando, de pronto, un joven nos saluda y nos pide posar para unas fotos. Yo, creyendo que serían para algún diario o algo por el estilo, posé junto a mi esposa. Luego de sacarnos las fotos, nos dice: "A la salida estarán las fotos listas por si se las quieren llevar". Dicho esto, se fue a sacar más fotos. 

Ah, es como lo que hacen cuando hay licenciaturas. Te sacan fotos y luego están todas las de tus compañeros y la tuya afuera del local donde te licenciaste para que tus padres te las compren. ¡Vaya!

Luego de pasar por el control de entrada, donde revisaron nuestros tickets, llegamos al control de los guardias por si llevamos objetos contundentes. Yo pasé sin problemas. A mi esposa le botaron un encendedor... ya saben, por si pensaba usarlo como proyectil y tirárselo a los títeres si no le gustaba el show.
Esperando el concierto

El concierto

Al entrar al gimnasio aun no se llenaba. Encontramos un par de asientos y esperamos pacientemente mientras sacábamos fotos y grabábamos vídeos. Eran las 19:20 horas y el concierto no comenzaba. La gente - muy impaciente - estaba pifiando a mares (qué ejemplo para sus hijos sobre la paciencia y el autocontrol), ya que veinte minutos era mucho tiempo (?). En eso, por fin, aparecen en escena los músicos y comienza el espectáculo. Todos gritaban, y mi esposa y yo estábamos emocionados.


Gimnasio repleto de niños y adultos
Mientras contaban una historia muy chistosa, aparecían la mayoría de los personajes (Tulio, Juanín, Bodoque, Patana, Mario Hugo... aunque eché de menos a Balón Von Bola y a Mr. Guantecillo). Entre medio de la historia cantaban. Y bueno... el gimnasio repleto coreaba sus canciones, aunque yo no cachaba mucho las más nuevas, pero las canciones antiguas como Mi muñeca me habló, o Equilibrio espiritual me las canté de principio a fin.

Foto que nos sacaron en el concierto, hermosamente enmarcado :D

El concierto duró 1 hora y media. Valió totalmente la pena cada minuto y cada peso invertido en ir a escucharlos. A la salida, estaban las fotos que nos tomaron, así que las compramos y las llevamos de recuerdo. A continuación, les dejaré un par de canciones de las que tocaron ese día. La calidad de la grabación no es la mejor, ya que estábamos al otro lado del escenario, y mi cámara del celular no graba muy bien de lejos y de noche, pero se oye perfectamente. Una canción es Bailen sin Cesar, y la otra es Mi muñeca me habló. Disfrútenlo. ¡Hasta un siguiente artículo!


_____________________________________________

Estoy en las redes sociales
Estamos en Google+

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en mi página en Google+, en Twitter y en Instagram. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!

No hay comentarios.

¡¡Muchas gracias por haber leído este artículo!! ¿Te gustó? ¿Quieres comentar algo con respecto a lo que escribí? ¿O quizás alguna crítica constructiva? ¡Adelante! Puedes dejar tus impresiones con total confianza. Para ello puedes hacerlo a través del formulario Blogger que se presenta a continuación. Para comentar, deberás cumplir estas sencillas reglas:

a) Tu comentario debe ser con respeto, sin groserías ni frases de doble sentido.
b) Muéstrame lo mejor de tu ortografía (no quiero descifrar jeroglíficos).
c) Comentarios en contra o a favor de alguna religión o partido político serán eliminados de manera inmediata.

Donde Panchito no se hace responsable de los comentarios emitidos por terceros, puesto que no reflejan su pensamiento. Por último, recuerda que todo comentario será respondido por mí mismo, por lo que, si dejas tu comentario, vuelve en un par de días para ver la respuesta :)