308. Nostalgia (Parte 4)

Share:
Y aquí me tienen: con un nuevo artículo que nos hará viajar en el tiempo a cuando éramos más chicos. Es la verdad: nos vamos poniendo cada día más viejos, y a mis 28 años y medio, la edad comienza lentamente a notarse. Ya no tengo la misma agilidad que hace 10 ó 15 años atrás. Pero, lo que más lamento, es que esos momentos de niños no volverán jamás.

Lo bueno es que, por lo menos, tenemos los lindos recuerdos de esos años de niñez en que, para mí, fueron fantásticos. En esta cuarta parte de Nostalgia, les hablaré de tres cosas más que fueron parte de mi infancia y me hicieron muy feliz. ¿Recuerdan lo que vimos en las primeras tres partes?
Si no conoces algunas de las cosas que he recordado, puedes leer los artículos pinchando sobre uno de ellos. Ahora sí: vamos a lo nuestro. ¿Qué recordaremos hoy?

Jugar en la consola pirata

Cuando éramos chicos, con mis hermanos poseíamos una consola pirata llamada Creation, comprada por mi hermano mayor Cristián, en una gira de estudios en el norte de Chile (Iquique específicamente). Como no teníamos dinero (nosotros) para poder comprar una consola original, nos conformamos con ésta. Yo aporté la increíble suma de $215 para la compra de esa joya. Y digo que era una joya porque, efectivamente: era LA consola pirata. La historia completa de cómo llegó esta consola a nuestras manos está en el blog de mi hermano, Andrés, contado de manera muy interesante y extensa, y que puedes leer aquí.

Caja de la consola "Creation". Foto tomada de miladonintendo.cl

¡Cómo olvidar esas tardes enteras jugando en esa consola! Tenía muchísimos juegos. Sin lugar a dudas, a pesar de que mis hermanos y yo queríamos una Super Nintendo en ese entonces, fue una buena compra por parte de Cristián en el norte de Chile. En la actualidad esa consola ya no existe. Mi hermano en otro artículo explica qué le sucedió :(

Antes de recordar el siguiente aspecto, les quiero dejar este vídeo, grabado hace algunos años por Andrés y yo, donde le mostré una de las consolas chinas piratas que me había comprado. Es chistoso: no se lo pierdan.

Calles en el cobertizo

Ya les conté que tenía autitos con los cuales jugaba cuando chico. Pero no solamente jugaba con ello dentro de casa. También utilizaba el cobertizo (garage) de la casa para crear una verdadera ciudad. Para ello, sólo bastaba los autitos, tiza y mucha, pero mucha imaginación.

Con la tiza blanca marcaba las calles. Si tenía tiza de colores, utilizaba el rojo para vías exclusivas y el amarillo para los pasos de cebra. A los bordes, dibujaba edificios (utilizando las murallas), como bancos, hospitales y otros. A las afueras de la ciudad tenía el aeropuerto y la zona rural donde el camino era de tierra, y pasaba por las plantaciones de lechugas y tomates que tenía mamá. ¡Qué recuerdos!

Una de las avenidas de la ciudad

Aquí va la descripción personalizada de la entrada que queremos mostrar y que sólo se verá en la portada del blog. Puedes repetir un fragmento de la entrada o agregar una descripción completamente nueva; ésta sólo será visible cuando la entrada esté resumida, una vez que el lector ingrese a la entrada esta descripción no se visualizará.

Mi primer celular

Corría el año 2006. Mis hermanos ya tenía sus propios celulares. Yo, aun no. Mi padre me había prometido comprarme uno al salir de la secundaria. Para ello faltaba más de un año todavía. Recuerdo que un día llegué tarde del colegio por quedarme a hacer tareas con mis compañeros. Al llegar, mis padres, molestos, me preguntan que por qué me había demorado. "Me quedé haciendo tareas. No tuve cómo avisarles... aunque si tuviera un celular, podría avisarles sin problemas". Se miraron y se rieron.

Pero el celular nunca llegó. Por lo menos de parte de ellos :P

Ese año 2006 había una promoción en Falabella. Por la compra de zapatillas, más $9.990, podía obtener un celular Entel. Como me habían comprado zapatillas, le dije a mi padre que quería el celular, y yo lo pagaba. Tomé parte de mis ahorros, y me compré el celular. Feliz, volví a casa para curiosear con él. Era mi primer celular: un Siemens A70. No era una gran cosa. Pantalla monocromática, sonidos polifónicos limitados, con memoria interna insignificante. Ni siquiera tenía cámara. Pero, ¿Qué más da? Tenía mi celular, y comprado por el esfuerzo de haber ahorrado mi propio dinero.

Mi Siemens A70
Ese celular me duró casi 1 año. En el 2007 lo cambié y lo vendí a $10.000 a una compañera de trabajo de mi mamá. Para que conozca el celular, aquí les dejo un vídeo de Youtube con los ringtones de este celular.


¿Y ustedes? ¿Jugaban con autitos? Si tenían consola, ¿jugaban con sus hermanos? ¿Recuerdan su primer celular? Conversemos en los comentarios. ¡Saludos!
_____________________________________________

Estoy en las redes sociales
Estamos en Google+

Puedes mantenerte al día si me sigues tanto en el Fanpage de Donde Panchito en Facebook, como en mi página en Google+, en Twitter y en Instagram. ¡Sígueme y podrás estar conectado con Donde Panchito!

No hay comentarios.

¡¡Muchas gracias por haber leído este artículo!! ¿Te gustó? ¿Quieres comentar algo con respecto a lo que escribí? ¿O quizás alguna crítica constructiva? ¡Adelante! Puedes dejar tus impresiones con total confianza. Para ello puedes hacerlo a través del formulario Blogger que se presenta a continuación. Para comentar, deberás cumplir estas sencillas reglas:

a) Tu comentario debe ser con respeto, sin groserías ni frases de doble sentido.
b) Muéstrame lo mejor de tu ortografía (no quiero descifrar jeroglíficos).
c) Comentarios en contra o a favor de alguna religión o partido político serán eliminados de manera inmediata.

Donde Panchito no se hace responsable de los comentarios emitidos por terceros, puesto que no reflejan su pensamiento. Por último, recuerda que todo comentario será respondido por mí mismo, por lo que, si dejas tu comentario, vuelve en un par de días para ver la respuesta :)