martes, 27 de diciembre de 2011

191. ¿Qué son 10 pesos?

Experiencias con choferes tengo muchas. He aquí otra más, pero mientras escribía pensaba que este blog es muy negativo; escribo puros sucesos malos que me pasan, así que ahora escribiré cosas más positivas :D

Diez pesos
Hace mucho tiempo atrás, serán más de 4 años, utilizaba la tarjeta nacional del estudiante, pase para transportarme en micro por la ciudad y pagando solamente la tercera parte de la tarifa adulta. Obviamente, en ese entonces estudiaba en la universidad y por ello tenía pleno derecho a usarlo. Un día fui a clases y, de vuelta, pasé al Mall a hacer algunas compras. Estaba esperando una micro de vuelta a casa cuando, de pronto, aparece al fondo de la autopista una micro de la línea 42, Mini buses Hualpencillo. "Esta me sirve, espero que no venga tan llena", pensé.
Aquí va la descripción personalizada de la entrada que queremos mostrar y que sólo se verá en la portada del blog. Puedes repetir un fragmento de la entrada o agregar una descripción completamente nueva; ésta sólo será visible cuando la entrada esté resumida, una vez que el lector ingrese a la entrada esta descripción no se visualizará.
Una micro de la mencionada línea
ACTUALIZACIÓN 28.12.11: DEBIDO A MALINTERPRETACIONES, DEJO BIEN EN CLARO
QUE ESTA FOTO ES REFERENCIAL, Y NO ES LA MICRO NI EL CHOFER ALUDIDOS 
EN ESTE ARTÍCULO.
Sin embargo, no era cualquier micro. Justo me tocó una micro cuyo chofer es un gruñón por donde se le mire. Son de esas personas que trabajan sólo para mantenerse a ellos mismos y a sus familias y no disfrutan su trabajo. Deberían aprender de mí que disfruto mucho de mi trabajo cuando algunos clientes me insultan o me faltan el respeto con sus insolencias e incluso recibo algunos golpes con muletas paso las cosas por la caja y me tratan amablemente, ganándome mis pesitos. Ya, pero volviendo a la historia, la cosa es que este chofer no tiene buena fama. De hecho, cuando trabajaba como cartero, entregaba las cartas en las oficinas de la línea de micros anteriormente mencionada. Justo iba a poner un reclamo contra aquel chofer, y en esas oficinas me dijeron: "Ah, pero si ya tenemos muchos reclamos en contra de él... es un verdadero animalito al volante" shuuu que lo quieren en la empresa... quizás que cosas hablan de mí a mis espaldas en la pega... ups!

En ese entonces, para cuando abordé la susodicha micro, el pasaje escolar costaba $140. Contaba con $150, por lo que debía recibir los $10 de vuelto (no se olviden de ese detalle, porque en torno a eso gira mi historia). Al subir, le entrego mis $150, mostrándole el pase. La cara que me puso me hizo intuir que ese viaje no iba a ser muy placentero. Se suscitó el siguiente diálogo:

Chofer: - al recibir los $150 - Ya ya, pasa para atrás rapidito...
Yo: ¿Qué se cree este tipo? ¿Cómo que pasa para atrás? Deme mi vuelto por favor.
Chofer: ¿Y qué tanto alegai por $10, si esos $10 no son nada? Mah encima pagai menos...
Yo: No sé yo, pero yo no me moveré de aquí hasta que me pase mi vuelto como corresponde.

Furioso, el chofer saca del fondo de su gaveta dos monedas de $5 y me las entrega con tanta fuerza que una de las monedas casi me quedó marcada en mi mano. "Ya, ¿feliz? Ahora muévete" me respondió.

Exija su boleto
A esas alturas, la fila que había para ingresar a la micro era de proporciones. En eso, veo pegado en el bus un letrero que decía lo siguiente: "Señor pasajero: por favor exija su boleto por el valor cancelado". Luego de leerlo pensé: "Ah, no. Este señor no me va a joder", y le dije:

Yo: ¿Y mi boleto?
Chofer: ¿Y más encima querí un boleto?
Yo: Yo no tengo por qué decirle a usted cómo debe hacer su trabajo. Sabe muy bien que debe entregarme un boleto por el pasaje cancelado.

Amablemente el chofer agarra el rollo completo de boletos escolares y me lo tira al cuerpo. Siendo sincero, tuve muchas ganas de darle un buen "tate quieto" para que aprendiera a ser más respetuoso. Sin embargo, me tranquilicé y le dije: "No no, sólo necesito un boleto. Muchas gracias". Y luego de sacar mi boleto, me senté. Mientras viajaba hacia mi casa, el chofer no paraba de mirarme por el espejo retrovisor. Al llegar a mi paradero, me bajé por la puerta trasera, casi cayéndome de la micro porque el muy gentil chofer partió sin esperar a que me bajara.

Quedé muy molesto, sin embargo, al llegar a casa se me pasó al tiro al ver a mi gatito, en ese entonces Jerónimo, y me puse a jugar con él un rato. Lo que no sabía, es que una semana después, se iba a dar vuelta la tortilla qué tienen que ver las tortillas con las micros... no digo yo...

$140 pesos
Inmediatamente una semana después, curiosamente a la misma hora, estaba esperando nuevamente micro en el Mall para devolverme a casa ahhh!! Ahora entiendo, lo de las tortillas era un dicho... burp! me demoré un montón en entenderlo XD. Y, grande fue mi sorpresa al ver la misma micro llegando al paradero. Lo distinto en esta ocasión es que tenía los $140 justo, en una moneda de $100 y cuatro de $10. En millonésimas de segundo qué rapidez para pensar se me ocurrió hacer algo muy chistoso, pero que tenía sus riesgos, considerando que el chofer no era de los más simpáticos.

Procedí a subirme a la micro y, sin decir nada pasé rápidamente sólo $130, $10 menos que el pasaje que correspondía, y me fui a sentar. No pasaron ni qué te digo... ni 0.00000000001 segundos cuando el chofer grita: "Qué te creí $%$@#¬&\%@ (hemos omitido las palabras ofensivas para no causar malestar entre los lectores) que me tai robando". Me devolví y le dije: "¿Te acuerdas de mí?". Su rostro se desfiguró, seguramente porque recordó que hacía una semana había subido y bajado a un estudiante porque exigía su vuelto... y ahora... ¡Plop! Aquel estudiante había vuelto y lo había encarado...

No atinó a decir nada. Yo le dije: "Pero, ¿qué son $10 pesos señor chofer, si no valen nada?, así que como usted no me quería dar mi vuelto, yo tampoco le daré los $10 que faltan, permiso", y me fui a sentar. Mientras viajaba, para variar, me miraba por el espejo retrovisor. Al llegar a mi paradero, toqué el timbre, pero no se detuvo. Me gritó: "Ven a bajarte aquí adelante".

En ese momento me asusté: me las había dado de choro y ahora... Ups! Fui por lana, y parece que iba a salir trasquilado... ¿otro dicho? ¿como el de las tortillas? ayyy no entiendo :( Llegué adelante, esperando que me subiera y bajara con groserías, pero mi sorpresa fue mayúscula al escuchar decir de él: "¿Sabes? Tienes razón. Diez pesos son diez pesos, y no debí de haberte tratado mal por exigir algo totalmente válido. Ruego que me disculpe". Yo, aun impactado, le respondí: "No se preocupe, de todas formas, aquí tiene sus $10 que le debía". El chofer me dio el boleto, un apretón de manos, y me bajé.

Aun cuando ya no reacciono de esa forma cuando no me dan vuelto o por otras cosas, siempre recuerdo con cierto grado de risa lo sucedido hace más de cuatro años. Y ahora con el chofer no hay problemas: me subo a la micro, pago mi pasaje, me da mi boleto y... ¡a disfrutar del viaje!

Anda a pagar un pasaje escolar con este billete porque te sacan la mugre XD

¿Te gustó?

11 comentarios:

  1. Wena historia Panchito,creo esto es algo muy de ti, en el sentido que no lo hacen muchos... como todo penquista escolar le ha pasado creo que todos casi sin excepciones han tenido problemas con los chóferes o no? a mi parecer están muy estresados... pero bueno uno nunca se calienta la cabeza si solo es un viaje de 30 min aprox...(John M.)

    ResponderEliminar
  2. Buen artículo Pancho, como todo usuario habitual de la locomoción colectiva pagando estudiante, he tenido numerosos entreveros con los chóferes pero he notado que últimamente actitudes como esa son menos frecuentes.. es de esperar que se civilicen absolutamente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Kiusaku: Gracias por comentar. Todos de alguna u otra forma hemos tenido algún encontrón con los choferes, pero a estas alturas, y especialmente yo que ahora pago pasaje completo, ya no me caliento la cabeza discutiendo porque al final el que termina amargado y furioso es uno, no el chofer. :P

    Boris: Ojalá se civilicen, aunque hay que acotar que los choferes agresivos y gruñones son los menos. Hay choferes súper simpáticos y hasta da gusto viajar en sus micros.

    Saludos a ambos y gracias por vuestras visitas.

    ResponderEliminar
  4. jajajja muy buen articulo! y creo que ese encaramiento representa a todos los estudiantes quienes hemos sido victimas de aquellos choferes! :)! muy bien hecho.. y excelente articulo ;)! cuidate nano :)!

    ResponderEliminar
  5. Hola Nana: primer comentario que haces con ese nombre. Eso me alegra mucho. Cuando ocurrió lo relatado en este artículo nunca se me pasó por la mente hacerlo en representación de los estudiantes que a diario sufren con estas peleíllas, pero pensándolo bien, pareciera ser que muchos tienen ganas de hacerlo. :D

    Pero, ¿le digo algo nana? No lo haga: no se busque problemas. Yo me arriesgué y menos mal que no pasó nada. Mejor ande tranquila por la vida, y así no tendrá ningún drama, ¿oyó? Saludos :D

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Que curioso me resulta que aparezca el hijo de un chofer que ni siquiera menciono en este artículo. No he dado ni el número de micro (la foto es referencial estimado), ni qué día fue específicamente, ni algun aspecto físico de quien manejaba la micro ese día, ni nada por el estilo, por lo que me parece raro que justo aparezca el hijo de aquel chofer. Ahora, si te sentiste identificado, te pido disculpas, aunque tu actitud demuestra que en parte tengo razón al escribir esta experiencia.

    Ahora, tu comentario fue eliminado porque, al parecer, no leiste los requisitos para comentar, entre los cuales se menciona "ser respetuoso". No creo que sea muy respetuoso de tu parte instarme a pelear contigo a golpes por 10 pesos.

    Lo que critico en este artículo es la forma en que los choferes tratan a los estudiantes. Todos los choferes en su momento fueron estudiantes y también gozaron de la rebaja de tarifa que tienen como escolares. Seguramente a ellos tampoco les gustaba que los choferes de aquel entonces se quedaran con el vuelto.

    Tú eres estudiante: Supongamos que tu ahora mismo pagas $150 la tarifa escolar que cuesta $120 en la actualidad. ¿Qué harías si se quedan con los $30 de vuelto que LEGALMENTE TE CORRESPONDEN? Ojo: si viajas 4 veces pagando pasaje escolar ($120) con $150, con el vuelto de cada viaje ya tengo $120 ($30 x 4) para viajar una 5ta vez. La cosa pareciera no ser tan tan como la pintas tú.

    Y, por último, aunque el vuelto haya sido de 5 pesos, e incluso de 1, el vuelto es vuelto y debe darse. Lamentablemente, como cajero puedo decirte que no siempre se cumple, y siempre he sido de la idea de que los productos se vendan a precios terminados en 0.

    Si el vuelto hubiera sido de 1, 2 ó 3 pesos en aquella ocasión, no hubiera alegado. Al fin y al cabo, 3 pesos no es nada. Pero eran 10 pesos estimado, y tu "padre" no podría haber dicho que no tenía aquellos 10 pesos. Lo que me molestó fue la actitud al reaccionar de esa manera. Ojo, las ganas de darle el tate quieto los tenía, pero soy respetuoso, y me enseñaron a ser así con mis mayores, y por eso educadamente le expliqué que no le iba a pasar los 10 pesos que le debía, y no fue necesario invitarlo a pelear a golpes para ver que, quien ganaba, tenia que recibir 10 pesos, y quien perdía, iba recibir una batería de golpes, como mencionabas tú. Eso sí que es irrespetuoso.

    Por último, lo pasado ese día con ese chofer, tu supuesto padre, es un reflejo de lo que hacen algunos choferes, y que yo, durante 5 años (4 de media y uno de universidad) tuve que soportar. Y no solamente yo, sino miles de estudiantes. De todas formas, insisto en darte mis más sinceras disculpas porque pareciera ser que malinterpretaste el sentido de mi artículo. Espero que aceptes mis humildes disculpas.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Lo siento entonces es que la maquina de la imagen es la de mi viejo y el también es medio ogro y pesado así que pensé que era el. Cuídate y recuerda siempre pedir tu vuelto. jajajaja.

    ResponderEliminar
  9. No te preocupes :D De todas formas, conozco al chofer de esa micro, y me cae bien :D Saludos!

    ResponderEliminar
  10. buena la historia panxoooooooo!!

    ResponderEliminar
  11. Gracias anónimo por tus palabras, pero te animo para que, a la próxima, dejes tu nombre. :D

    ResponderEliminar

¡¡Muchas gracias por haber leído este artículo!! ¿Te gustó? ¿Quieres comentar algo con respecto a lo que escribí? ¿O quizás alguna crítica constructiva? ¡Adelante! Puedes dejar tus impresiones con total confianza. Para ello puedes hacerlo a través del formulario Bloggerque se presenta a continuación. Para comentar, deberás cumplir estas sencillas reglas:

a) Tu comentario debe ser con respeto, sin groserías ni frases de doble sentido.
b) Muéstrame lo mejor de tu ortografía (no quiero descifrar jeroglíficos).
c) Comentarios en contra o a favor de alguna religión o partido político serán eliminados de manera inmediata.

Donde Panchito no se hace responsable de los comentarios emitidos por terceros, puesto que no reflejan su pensamiento. Por último, recuerda que todo comentario será respondido por mí mismo, por lo que, si dejas tu comentario, vuelve en un par de días para ver la respuesta :)